Apoyo Científico y Tecnológico para el Deporte
Compra por telefono

5ª Etapa

Denis Menchov presenta su candidatura

En Morella, un pueblecito de Castellón situado en lo alto de una colina a la que hay que acceder por una carretera abrupta y sinuosa de dos kilómetros, catalogada de tercera categoría por la organización, todo el mundo esperaba otra exhibición de Alejandro Valverde, la joya del ciclismo español. Después de la demostración en la meta de Soria, donde con cuatro pedaladas y un desarrollo imposible para el resto sacó de rueda a todos sus adversarios, nadie dudaba de su victoria.

Bueno, quizá alguno sí. Giuseppe Martinelli, el director del Saeco confiaba en que dos de sus corredores, Danilo Di Luca y, sobre todo, Daniamo Cunego, su ojito derecho, pudieran batir al corredor español. No tuvo ningún complejo en poner a tirar a todo su equipo cuando una escapada de 17 hombres, en la que iban ciclistas tan importantes y peligrosos como Stuart O'Grady, el australiano que está en su mejor temporada, donde ha logrado entres otras victorias dos etapas en la Dauphiné Liberé, el Tour de Francia, o la Hew Cyclassic de Hamburgo (Prueba de la Copa del Mundo), o Unai Osa, el más combativo del grupo y el último en ser atrapado por el pelotón poco antes de llegar al alto de Torremiró, puerto de segunda categoría situado a 11 kilómetros de meta,- una escapada de 17 hombres, decía-, ponían en peligro la llegada en grupo que pretendían el Comunidad Valencia-Kelme y el Saeco.

Di Luca y Cunego están en la Vuelta a España para preparar el Campeonato del Mundo de Verona, que se disputará la siguiente semana al final de la carrera española. Y preparar una cita de ese calibre significa castigar el cuerpo en algunas etapas, crearle pequeñas crisis para provocar una sobre compensación para llegar al cien por cien a la cita planificada. Preparar, significa entrar en el juego por algunas victorias y luego retirarse para descansar, algo que probablemente harán en la segunda semana de carrera. Pensaría Martinelli, que si Di Luca se encuentra en un nivel semejante a los años 2000, 2001 o 2002, temporadas en las que se impuso en etapas de la Vuelta a España, Giro de Italia o el Giro de Lombardía (Carrera de la Copa del Mundo), podría superar a Valverde, el gran favorito. Y en caso de que ello no ocurriese, allí estaría, a rueda de Valverde, Cunego, el niño que con tan solo 22 años ganó en mayo, de forma brillante y asombrosa, el Giro de Italia y otras cuatro etapas, el Giro de los Apeninos, el G.P. Larciano y otras carreras hasta contabilizar un total de 12.

Creía, también, Manolo Saiz, director del Liberty Seguros, que Roberto Heras, podría lograr la victoria al igual que en 2000, el año que ganó su primera Vuelta a España, y puso, por ello, con el polaco Dariusz Baranowski, un ritmo para atrapar primero a Unai Osa, único superviviente de la escapada, y endurecer, después, la carrera con el propósito de desgastar a aquellos corredores que tuvieran más potencia que su pupilo. El director de Aitor González (Fassa Bortolo) no confía en él, y de eso se ha quejado el vencedor de la Vuelta a España de 2002. Pero el ciclista está convencido de que puede volver a ganar la Vuelta, y ayer se dedicó a lanzar mensajes que, aunque inútiles, asombraron al pelotón, que tomo buena nota de su pedaleó fácil y eficaz que lo convierten en uno de los favoritos.

Suponía, Joxan Fernández "Matxín", director del Saunier Duval, que conducía satisfecho su coche viéndole a Joseba Beloki, su único fichaje estrella, en el grupo cabecero, en el que ya no estaban ni Alexandre Vinokourov, aquejado como todo su equipo de problemas estomacales causados por alguna comida, ni Igor González de Galdeano o Haimar Zubeldia, tan favoritos, a priori, como el corredor de Vitoria,- suponía, decía-, que podrían ser su día, el día de Miguel Ángel Martín Pediguero, el polivalente, de Leonardo Piepoli, el jilguero, o de Joaquín Rodríguez, corredor que intentó sorprender a todos los favoritos con un ataque desde el mismo inicio de la última subida.

Nadie hablaba del ruso Denis Menchov (Illes Balears), que surgió como una exhalación a falta de 500 metros para la meta. En el momento en que todo el mundo, incluido Alejandro Valverde, al que se le habían roto todos los esquemas con tanto ataque, intentaban tomar un respiro, pretendían sin éxito eliminar tanto dolor en las piernas, Menchov se puso de pie, se convirtió en el Valverde que todo el mundo esperaba ver en primera posición y ganó sobrado recordando que habrá que contar con él para la General, porque ya el año pasado terminó en 11ª posición el Tour de Francia siendo el primero en la clasificación de los Jóvenes, y que este año, ya ganó la Vuelta al País Vasco y una etapa, otra en Paris-Niza y otra más en la Vuelta Aragón, que terminó en segunda posición, puesto que repetiría en agosto en la Vuelta a Burgos tras haber mantenido con Alejandro Valverde un codo con codo en las Lagunas de Neila.

En la clasificación General Manuel Beltrán (Us Postal) se hizo con el primer puesto.

Acceso a la Clasificación de la etapa

Acceso a la Clasificación General

Productos relacionados

Precio: 27.50 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 150.01 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 327.98 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 124.80 (IVA incluído)
+ Info | Comprar