Realizar un Protocolo de Hipoxia Intermitente mejora la Tolerancia al Ejercicio en Altitud

Pocos estudios han investigado la mejora de la tolerancia al ejercicio en hipoxia severa después de realizar un protocolo de hipoxia; que consiste en la aclimatación y entrenamiento con hipoxia intermitente IH.

Imagen ciclista para el texto de hipoxia intermitente 2 Uno de los efectos indeseados del ascenso a alta altitud, es la debilitante reducción de las capacidades físicas operacionales; la disminuida capacidad de transporte de oxígeno de una persona no aclimatada a la altitud, produce a su vez un pronunciado descenso en la activación voluntaria cortical.

El propósito del reciente estudio de Twomey y col, 2017; pendiente de publicación en Medicine & Science in Sports & Exercise, ha tenido como objetivo determinar si (1) la tolerancia al ejercicio en hipoxia severa y (2) la fatiga neuromuscular inducida por el ejercicio en el mismo estado de hipoxia severa, se ven beneficiadas realizando un protocolo de hipoxia intermitente de aclimatación y ejercicio previo.

Imagen ciclista para el texto de hipoxia intermitente

Con este fin, 19 ciclistas aficionados separados en 2 grupos, hipoxia=11 y normoxia (control)=8, efectuaron 7 pruebas en 14 días, de 30´en cicloergometro a un 25% de la potencia máxima en el grupo de hipoxia, y a una intensidad similar en el grupo normoxia, medida ésta por la misma frecuencia cardiaca que la del grupo hipoxia.

El grupo hipoxia, realizó 10 sesiones (en los 14 días) de 2 h totales de hipoxia, dentro de las cuales introdujeron el entrenamiento de 30´ en cicloergometro, también en hipoxia. El grupo control hizo el mismo entrenamiento en normoxia.

Ambos grupos realizaron las pruebas dentro de una cámara de altitud en condiciones normobáricas (760±2mmHg). El grupo hipoxia recibió O2 a una PIO2 of 82 ± 1 mmHg, equivalente a una altitud de 4700m sobre el nivel del mar.

Se realizaron pruebas de estimulación magnética transcraneal, estimulación eléctrica del nervio femoral, respuestas electromiograficas y otras, para valorar respuesta del sistema nervioso central y periférico ante la fatiga neuromuscular causada por la hipoxia.

Según concluye el estudio, tras el protocolo IH se aumentó el tiempo hasta el agotamiento y la contribución del sistema central a la fatiga neuromuscular se vio aliviada.

Se puede consultar el abstract del estudio aquí, Exercise-Induced Fatigue in Severe Hypoxia Following an Intermittent Hypoxic Protocl

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *