Ejercicio en Altitud Simulada, Flujo de Aire y Bolsas de Expansión

            Se pueden realizar 2 tipos de entrenamiento/exposición a hipoxia normobárica intermitente (IHT), Hipoxia en Reposo (exposición, dormir), e Hipoxia en Ejercicio (realizando algún tipo de actividad física).

Ejercicio en Hipoxia Artificial

Efectuar actividad física en estado de hipoxia, es decir, respirando aire empobrecido en oxígeno,  es un método que promueve adaptaciones fisiológicas que potencian el organismo para adaptarse a tales condiciones, y que puede servir también para sacar beneficio de dichas mejoras funcionales en rendimiento físico a nivel de mar.

Este enfoque de “Vivir Abajo-Entrenar Arriba” (LLTH) improbablemente generará cambios a nivel hematológico por el bajo tiempo de exposición a la hipoxia (~30-180min/día); sin embargo, la ayuda de un estímulo hipóxico durante el ejercicio se traduce en una disminución más marcada de la presión de oxígeno en el músculo, mejorando la eficiencia del sistema neuromuscular, mediante una mejor activación molecular.

Se puede realizar ejercicio continuo en hipoxia CHT ( <65%VO2max, >30 min, ~2000m) para desarrollar las cualidades aeróbicas, pero en particular, los ejercicios intermitentes de alta intensidad en hipoxia IIHT favorecen adaptaciones específicas a nivel muscular, (aumento de capilares por fibra, densidad mitocondrial, concentración de hemoglobina y de la actividad oxidativa enzimática) que no se producen en condiciones normóxicas, es decir, respirando a nivel de mar, o a un grado menor.

Este tipo de entrenamientos de alta intensidad en hipoxia, a nivel de umbral anaeróbico (80-100%VO2max) precisan de altos volúmenes de suministro ventilatorio (~150-200 l/minuto) lo cual hace necesario considerar el método de exposición a la hipoxia para determinar el flujo y capacidad de reserva disponible según método (máscara de entrenamiento o habitáculo).

En el caso de emplear generadores de hipoxia como el MAG-20 y el Summit II, el suministro ventilatorio a 3500m de altitud serán del orden de 95 l/minuto aproximadamente; esto hace necesario contar con una reserva en forma de Bolsas de Expansión para asegurar el consumo necesario.

Por tanto,  para aquellos interesados en realizar ejercicio en hipoxia, será interesante determinar a priori el tipo de entrenamiento que llevarán a cabo, el consumo aproximado del atleta en cuestión, y en función de tales factores, calcular la capacidad de reserva de volumen de aire necesario (incluyendo la capacidad de entrega de flujo del generador de hipoxia a la altitud simulada de entrenamiento deseada), la cual podrá suplirse con un sistema de bolsas de expansión de 1, 2 o 3 bolsas de 50 litros cada una, denominado Set de Ejercicio de 100L-150 L.  Dicho sistema incorpora en paralelo los reservorios para optimizar el servicio que se ofrece de serie con tales generadores (una bolsa de 50 L únicamente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *