Hipoxia Intermitente e Influencia en Niveles de Insulina en Pacientes Pre-Diabéticos

El entrenamiento/tratamiento en hipoxia intermitente (IHT) surgió en 1930 en la antigua Unión Soviética para el entrenamiento de pilotos. Hoy día su uso es cada vez mayor tanto en la práctica deportiva como en la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades crónicas, como enfermedades cardiacas, diabetes, y otras tantas.

En recientes publicaciones se han descrito efectos positivos del Entrenamiento en Hipoxia Intermitente (IHT) en pacientes prediabéticos  en la homeostasis de la glucosa, tolerancia a la hipoxia y alguna expresión genética del ARN de leucocitos; por ejemplo, factor inducible de la hipoxia 1α (HIF-1α), receptor de insulina (INSR), transportador de glucosa (GLUT2), y el canal de potasio dependiente de voltaje (KCNJ8).

El uso del entrenamiento en hipoxia intermitente en pacientes pre diabéticos

El estudio de Serebrovska y colaboradores (2019), “Effects of intermittent hypoxia training on leukocyte pyruvate dehydrogenase kinase 1 (PDK-1) mRNA expression and blood insulin level in prediabetes patients”, se ha enfocado en los efectos del IHT sobre la expresión ARN de la piruvato deshidrogenasa quinasa 1 (PDK1) en leucocitos y con su relación en los cambios de los niveles de insulina de pacientes prediabéticos.

7 adultos sanos y 11 prediabéticos participaron en un protocolo IHT consistente en sesiones de 40 minutos (4 ciclos alternando: 5´ >12%O2 – 5´  >aire normóxico), 3 sesiones por semana, durante 3 semanas; total de 9 sesiones IHT.

Los niveles de insulina plasmática y la expresión ARN de PDK-1 fueron determinadas a lo largo de varios puntos temporales, tanto en condición de ayuno o siguiendo un test oral de tolerancia a la glucosa (PTGO).

Según los resultados de la investigación, los autores concluyen que: “IHT puede ejercer efectos positivos normalizando los niveles de insulina en pacientes prediabéticos bajo carga de glucosa oral, lo cual fue estrechamente correlacionado con una mejorada expresión ARN de PDK-1 en leucocitos”. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *