Exposición a Hipoxia Para Mejorar la Pérdida de Peso en Sobrepeso y Obesidad

La obesidad es una pandemia del siglo XXI. El acúmulo de grasa y la inflamación sistémica crónica predisponen a padecer enfermedades metabólicas.

Las intervenciones clásicas para tratar estas patologías son restricción calórica y ejercicio. Toda técnica que pueda ayudar en la reducción de peso es urgentemente bienvenida.

Hipoxia Intermitente

El uso de exposiciones de carácter intermitente a aire empobrecido en oxígeno (hipoxia) con el objeto de disminuir la saturación arterial de oxígeno en sangre y tejidos, es una técnica terapéutica que ha demostrado el potencial de estimular una mayor mejora de salud cardiometabólica, rendimiento funcional y bienestar de individuos con enfermedades crónicas.

Recientemente se ha publicado un meta-análisis (Ramos-Campo y col., 2019.) que ha realizado una búsqueda sistemática sobre 1717 artículos publicados hasta enero del 2019, de los cuales se extrajeron 13 (336 participantes) que cumplían los criterios de selección para determinar si realizar ejercicio en hipoxia, en comparación con el mismo ejercicio en normoxia (concentración de oxígeno a nivel de mar o baja altitud), maximiza la pérdida de peso y mejora en mayor medida marcadores metabólicos de individuos con sobrepeso y obesidad.

Resultados

Según muestran los resultados del meta-análisis, la exposición a la hipoxia redujo significativamente la masa corporal, la masa grasa, el ratio cintura-cadera, la circunferencia de cintura y mejoró bastantes marcadores cardiometabólicos (trigliceridos, LDL, HDL, PAS y PAD) en comparación con el mismo entrenamiento a nivel de mar; de estas reducciones, la magnitud de los triglicéridos y el crecimiento de masa muscular fueron mayores en hipoxia que en normoxia.

Fuente:

D.J. Ramos-Campo, O. Girard, A. Pérez, et al., Additive stress of normobaric hypoxic conditioning to improve body mass loss and cardiometabolic markers in individuals with overweight or obesity: A systematic review and meta-analysis, Physiology & Behavior,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *