Apoyo Científico y Tecnológico para el Deporte
Compra por telefono

9ª Etapa

Liberty Seguros coge el timón de la Vuelta

La Vuelta Ciclista a España 2004 ya tiene un líder y un equipo capaz de defenderlo con garantías. No se trata del estadounidense Floyd Landis, primero aún en la clasificación individual, pero ya con algunas muestras evidentes de fatiga. Tampoco es Francisco Mancebo, el regular, ni Alejandro Valverde, el esperado. Ni tan siquiera Tyler Hamilton, el pupas. El hombre de esta Vuelta Ciclista a España puede ser Roberto Heras y su equipo, el Liberty Seguros, que ayer estuvieron a la altura que les corresponde en la Vuelta a España.

No hay actualmente en el pelotón nadie que pueda discutir sus trayectorias en la Vuelta. Roberto Heras la ha ganado en dos ocasiones, 2000 y 2003, ha estado otras dos veces en el podium, 1999 y 2002, y nunca ha finalizado más allá del sexto puesto. Sin contar que ha ganado 7 etapas.

Manolo Saiz, hasta este año director de la ONCE, la ha ganado en cuatro ocasiones: con Melcior Mauri en 1991, con Laurent Jalabert en 1995, y con Alex Zulle en 1996 y 1997. Además ha logrado 42 victorias individuales de etapa desde que creara la ONCE en 1989. Cierto que en las seis últimas ediciones no se ha podido acercar al protagonismo que tuvo a mediados de los 90, donde con Jalabert y Zulle era un equipo temido en todos los terrenos. Este año puede reverdecer viejos laureles con Roberto Heras, que ayer en Aitana inició su escalada para asaltar el primer puesto de la clasificación General.

Perfil de la novena etapa

El Liberty Seguros tuvo el mismo comportamiento agresivo de los mejores tiempos de su predecesor. Poco antes de iniciarse la subida al Alto de Aitana, Saiz ordenó al gigante polaco Dariusz Baranowski avivar el ritmo de un pelotón en el que ya no se encontraban ni Joseba Beloki ni Tyler Hamilton, ambos rezagados del pelotón a 40 kilómetros de meta, en el puerto de Torremanzanas, de segunda categoría. Definitivamente Joseba Beloki se encuentra aún muy lejos del corredor que estuvo en el podium del Tour de Francia en tres ocasiones consecutivas, 2000, 2001 y 2002. Y Tyler Hamilton no parece estar mentalizado para sufrir durante tres semanas en el mes de septiembre. Dudó mucho antes de decidirse por correr la Vuelta a España, algo que en principio no estaba en sus planes, y eso se nota cuando se trata de explotar el cuerpo.

El director del Liberty quería endurecer la carrera, algo que, independientemente del corredor o equipo que lo haga, siempre beneficia al corredor más fuerte, pues es más fácil que se manifiesten las pequeñas diferencias que suele haber entre los mejores corredores. Baranowski provocó, entre otros muchos, el hundimiento de Oscar Sevilla, la eterna promesa. Pero lo del polaco fue un mero calentamiento comparando con el destrozo que causaría Isidro Nozal poco más tarde, en el tramo más duro. El cántabro se pareció por primera vez en esta temporada al corredor que asombró en la pasada Vuelta a España, donde estuvo 16 días de líder y perdió la carrera en la penúltima etapa, una cronoescalada al alto de Abantos. La misma actitud bondadosa que le caracteriza, el mismo gesto de sufrimiento, la misma cadencia y el mismo desarrollo exagerado. Nozal realizó una auténtica criba. Primero se rezagó Damiano Cunego, vencedor del Giro 2004. Poco más tarde Manuel Beltrán, y unos metros más adelante Floyd Landis, el líder, y Francisco Mancebo. Apenas un minuto después se quedaron, Valverde, Menchov y Sastre. Por el camino se comió a Félix Cárdenas (Cafés Baqué) y Pablo Lastras (Illes Balears) los únicos supervivientes de una escapada de 14 hombres que se formó en el kilómetro 50. Tan sólo aguantaban, a duras penas, con el gesto retorcido, Roberto Heras, Jorge Ferrio y Leonardo Piepoli. Todo eso ocurría detrás de Isidro Nozal, fuerte como una mula, exageradamente entregado a la labor del equipo. Hay grandes corredores que no se achican ante las dificultades físicas, pero la responsabilidad los hunde. Nozal es uno de ellos.

A poco menos de 3 kilómetros, atacó Roberto Heras. Salió rápido y se marchó sólo, pero no lograba una ventaja sustancial. Tenía más ambición que fuerza, más necesidad que capacidad. Piepoli, el escalador más ligero del pelotón, 52 kilos de peso, se pegó a la rueda de Heras, que ya no luchaba por la etapa sino por rebajar el retraso que llevaba en la clasificación General. Al final ganó Leonardo Piepoli, que le dio al Saunier Duval la primera victoria en una vuelta por etapas de tres semanas en una temporada que no será fácil de mejorar. Roberto Heras no logró quizá las diferencias que pretendía, pero tanto el como su equipo dieron una imagen de poderío que podría tener unas consecuencias muy positivas en las próximas etapas.

Acceso a la Clasificación de la etapa

Acceso a la Clasificación General

Productos relacionados

Precio: 26.44 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 144.24 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 327.98 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 124.80 (IVA incluído)
+ Info | Comprar