Apoyo Científico y Tecnológico para el Deporte
Compra por telefono

Hallux Valgus (Juanetes) en el Blog de Trauma


Cirugia Percutánea del Pie (CPP)

Así empezó todo

blog actualidad traumatologia trauma lesiones tratamiento Ni en los tiempos más entusiastas de mi aprendizaje contemplé la posibilidad de dedicarme a la cirugía del pie. El programa de estudios incluía ese apartado y cumplí con el trámite. Operé unos cuantos pies y abordé otros aspectos de la profesión que de verdad me interesaban. Recuerdo que uno de los adjuntos del servicio confesó en un momento de debilidad cierto tipo de inclinación por esta cirugía y pasó a ser -con bastante reticencia por su parte- el referente del que se colgaban todos los juanetes que filtrábamos en la consulta externa.

Los gestos quirúrgicos en esta sobre-especialidad son muy reglados y eso resulta atractivo para el joven cirujano, pero el curso postoperatorio, complicaciones y resultados, no despertaron -precisamente- mi entusiasmo. Los pacientes permanecían ingresados en el hospital durante varios días, sufriendo dolores que debían combatirse -parcialmente- con analgésicos muy potentes. Decidí que no era lo mío y opté por ceder todos los casos a don Máximo, el sufrido adjunto "que olía a pies", según broma habitual del colectivo de residentes.

Pasó el tiempo y los avatares de la profesión me fueron llevando a una especialización en artroscopia; me convertí en un verdadero artroscopista y eso marca. La mentalidad del traumatólogo es diferente a la de cualquier otro cirujano, es un tipo médico muy diferenciado dentro del hospital. El artroscopista es otro punto de la escala, es el traumatólogo evolucionado, el rompedor del servicio, el más "puesto" en tecnología, en electrónica, a veces en informática. Se forja un carácter distinto que, en lo estrictamente profesional, se define por características entre las que prima la obsesión por la mínima incisión, por la menor agresión posible, por la reducción de la ventana de entrada.

Tantos años escrutando el interior de las articulaciones, haciendo artroscopia de rodilla, de hombro, de tobillo, de codo? pero nunca, ni por casualidad, se me hubiera ocurrido operar un hallux valgus, un juanete, vamos. Hasta que un día, alguien que había hablado con alguien que había visitado a alguien me dijo que había descubierto una técnica no invasiva para la cirugía del antepié, una maravilla quirúrgica, resultado del ingenio de un cirujano imaginativo y capaz. Con anestesia local, sin ingreso ?el paciente sale del quirófano por su propio pie-, sin dolor postoperatorio. No lo podía creer. Recordaba el sufrimiento de pacientes ingresados durante días, el larguísimo postoperatorio, las secuelas? me pudo la curiosidad y visité al Dr. De Prado.


Seguir leyendo

Productos relacionados

Precio: 53.00 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 29.95 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 27.82 (IVA incluído)
+ Info | Comprar
Precio: 127.18 (IVA incluído)
+ Info | Comprar