Apoyo Científico y Tecnológico para el Deporte

¡Compra por teléfono!

943 300 813 | 639 61 94 94

« Volver a la noticias

Los Hermanos Brownlee Preparan los Juegos Olimpicos Durmiendo en Tiendas de Hipoxia

21-06-2012  ¦  Biolaster

Los Hermanos Brownlee son los máximos candidatos con el permiso del Español Javier Gomez Noya, para subir a los dos primeros escalones del pódium en Londres dentro de 47 días en la prueba de Triatlón. Alistair y Jonathan Brownlee han sido los grandes dominadores del panorama mundial en las últimas competiciones y a pesar de su juventud, sus participaciones se cuentan por victorias que van acompañadas generalmente de grandes exhibiciones. Ambos hermanos son unas de las mayores bazas para aumentar el medallero ingles en los próximos JJ.OO y supondría una verdadera sorpresa que ambos no lograsen su objetivo ante su público.

Los Hermanos Brownlee Preparan los Juegos Olimpicos  Durmiendo en Tiendas de Hipoxia


Los Hermanos Brownlee son los máximos candidatos con el permiso del Español Javier Gomez Noya, para subir a los dos primeros escalones del pódium en Londres dentro de 47 días en la prueba de Triatlón.

Alistair y Jonathan Brownlee han sido los grandes dominadores del panorama mundial en las últimas competiciones y a pesar de su juventud sus participaciones se cuentan por victorias que van acompañadas generalmente de grandes exhibiciones.

Ambos hermanos son unas de las mayores bazas para aumentar el medallero inglés en los próximos JJ.OO y supondría una verdadera sorpresa que ambos no lograsen su objetivo ante su público. Para lograr estos objetivos la dedicación de estos dos fenómenos es máxima.

Cada noche, cuando otros atletas se acuestan, Alistair y Jonathan realizan la ultima "sesión de entrenamiento" introduciéndose en una tienda de hipoxia para dormir en un "aire empobrecido en oxígeno". Los atletas son conscientes de la importancia que tiene el estar un paso por delante de sus adversarios. Los hermanos Brownlee son capaces de "entrenar" mientras muchos de sus rivales simplemente duermen.

La técnica de "dormir en altitud" es usada por muchos atletas de fondo en las diferentes modalidades deportivas y es la forma más común de entrenamiento en altitud e incluso podría ser mejor que dormir en las propias montañas. Para dormir en altitud simulada se necesita:

  • Un generador de aire hipóxico, que sea regulable en cuanto a la concentración de oxígeno que aporta, lo que permite "elegir" entre diferentes altitudes.
  • Un espacio para contener este aire. Se utilizan principalmente "tiendas" con el fin de disminuir el volumen de aire total y poder modificar de forma más rápida la concentración de oxígeno de su interior.
  • Una tabla a modo de programa de entrenamiento, donde se marca la evolución de la altitud a la que dormir día a día, así como la respuesta a la hipoxia en forma de variaciones de la Saturación Arterial de Oxígeno, que es medida gracias a pulsioxímetros con capacidad de memoria (durante el sueño es difícil que estemos viendo la evolución de dicho parámetro) como el CMS 50F .

Los generadores portátiles de aire hipóxico se pueden alquilar o comprar y pueden reproducir condiciones ambientales de diferentes altitudes. Es conveniente que el atleta esté expuesto al aire hipóxico como mínimo durante 8 horas al día, 5 días por semana y por un periodo de 3 semanas; aunque lo ideal sería una exposición de 10 horas al día, los 7 días por semana y un período de más de 6 semanas con el fin de favorecer el aumento de los valores sanguíneos.

Tan importante como disponer de estos medios, es establecer un programa de exposición a la hipoxia adecuado, para asegurar que se logra el efecto positivo de este estímulo y con ello el reforzamiento de las estrategias dirigidas a lograr los objetivos deportivos, asegurándose de que los atletas llegan en su máximo nivel de rendimiento justo en las grandes citas o competiciones.

Dormir es la clave y en este caso por una doble razón: supone el período de recuperación más importante tras el entrenamiento del día, y por otro lado supone el tiempo de exposición a la hipoxia en el que se activa la estimulación hematopoyética o de producción de hemoglobina.

El dormir es crucial en la recuperación, es el momento en el que se realiza gran parte de la reparación del cuerpo. Los atletas de elite son conscientes de la necesidad de un correcto equilibrio entre el entrenamiento y la recuperación. Si se entrena en exceso o se recupera en defecto, el atleta está abocado al sobreentrenamiento y con ello los riesgos de caer enfermo aumentan y se echa a perder todo el buen trabajo realizado durante muchos meses de entrenamiento.

Aumentando la cantidad y la calidad del sueño se mejora la fisiología y el rendimiento del atleta pero también es importante para mantener el equilibrio entre el entrenamiento y la recuperación, incluso al dormir, por ello la clave del entrenamiento en altitud es comenzar a una altitud moderada e ir gradualmente aumentándola. En un intento de alcanzar cuanto antes la meta y el gran estímulo hipóxico, muchos atletas llegan "demasiado alto" demasiado pronto.

Tras un par de noches durmiendo en una tienda hipóxica a una altitud moderada, el organismo empieza a adaptarse a una menor cantidad de oxígeno a través de su proceso adaptativo natural; ello se traduce en un aumento de la Saturación Arterial de Oxígeno ante el mismo estímulo hipóxico. Una vez conseguida esa adaptación inicial es cuando se debe comenzar a incrementar la altitud ligeramente hasta volver a adaptarse al nuevo estímulo. Al igual que cuando se asciende una montaña elevada, uno debe subir un poco más alto cada día y darle tiempo al organismo para adaptarse. Tras un periodo de dormir en una tienda de altitud, la mayoría de los deportistas admiten que la calidad de su sueño ha mejorado.

El mecanismo de uso es sencillo, el generador bombea aire hipóxico dentro de la tienda, lo que asegura un ambiente fresco y limpio y totalmente seguro. La tienda no está sellada completamente lo que es importante para que exista un flujo de aire y que este no quede atrapado dentro.

Los atletas normalmente dejan de usar sus tiendas cierto periodo antes de sus competiciones pero cuanto más habituados están, mejor pueden hacer frente al estímulo, lo que les permite usar la tienda prácticamente hasta la fecha de la competición.

Muchos atletas también utilizan la tienda hipóxica cuando están lesionados para mantener una mejor capacidad de oxigenación y con ello el estado de forma y acelerar el potencial genético del cuerpo para recuperarse.

Los beneficios de "dormir en altitud" están documentados suficientemente; y desde el punto de vista fisiológico, es clara la cadena de acontecimientos que se suceden con la exposición a la hipoxia (comenzando por la activación del Factor Inducible por la Hipoxia , HIF) y que justifican la mejora del rendimiento.

La aclimatación gradual mantenida en el tiempo, actua principalmente a nivel sanguíneo propiciando la mejora del transporte de oxígeno a las células. Los beneficios incluyen:

  • Un incremento de la masa de hematíes lo que significa un mayor número de células especializadas en transportar oxigeno a las células musculares.
  • Un incremento del volumen sanguíneo total, lo que moviliza el oxígeno mas eficientemente a través del torrente circulatorio. Un mayor volumen sanguíneo permite aumentar el volumen sistólico del corazón en condiciones adversas (temperatura elevada, deshidratación ligada al ejercicio,...) mejorando la capacidad de bombeo de sangre del corazón y con ello el transporte de oxígeno de la sangre.
  • Un aumento en el hematocrito, que es el porcentaje de hematíes en el total del plasma sanguíneo, que es el resultado de un mayor porcentaje de células transportadoras de oxigeno.

Los beneficios de dormir en altitud pueden producirse desde una altura de 1.200m según algunos autores, aunque la mayoría establece ese límite en torno a los 1800 metros. La "dosis" de altitud requerida para estimular al organismo varía en cada deportista. No se trata de dormir lo más alto posible para lograr el máximo resultado sino de encontrar la altitud adecuada en cada atleta.

Por este motivo el entrenamiento en altitud simulada puede ser más eficiente que acudiendo a entrenar a las montañas, ya que el deportista puede (en base a la posibilidad de modificar la altitud en función de su programación) controlar con precisión la altitud que le ofrece un máximo efecto sin el riesgo de sobreentrenar. Por ejemplo, tras un duro día de entrenamiento uno puede decidir una altitud más baja y poder así ayudar al organismo en el trabajo extra que tendrá que acometer en el proceso de recuperación tras el entrenamiento durante el día, que afectará a la cantidad de oxígeno que el organismo necesitará procesar durante el sueño.

El entrenamiento de altitud simulada puede ser realizado desde la comodidad del hogar del propio deportista y permite a los atletas que no pueden vivir permanentemente en altitud, competir de igual a igual con aquellos otros, que disponiendo de tiempo y posibilidades económicas pueden realizar concentraciones en altitud natural.

Como cualquier forma de entrenamiento en altitud, sólo puede mejorar el potencial genético previo del atleta y la WADA (Agencia Mundial AntiDopaje) tras un exhaustivo estudio en el que dan por hecho que la hipoxia da lugar a una mejora del rendimiento deportivo, su utilización no se considera dopante y sigue quedando fuera de la lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte (Ver Decisión del Comité Ejecutivo de la Agencia Mundial Antidopaje).

Más información:

Hipoxia y Rendimiento Físico
http://www.tri247.com/article_2559.html
https://www.altitudecentre.com/2012/01/follow-our-olympic-hopefuls-in-the-lead-up-to-london-2012/

Twitter: @Biolaster1