Apoyo Científico y Tecnológico para el Deporte

¡Compra por teléfono!

943 300 813 | 639 61 94 94

« Volver a la noticias

Cuatro Semanas de Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria Mejora el Rendimiento en el Ejercicio de Caminar en Personas Obesas y con Sobrepeso

11-07-2012  ¦  Biolaster

La obesidad es un serio problema que concierne a la salud y que aumenta el riesgo de padecer múltiples y mucho más graves enfermedades entre la población. Para tratar este problema, se han desarrollado múltiples intervenciones basadas en el ejercicio físico, con el propósito de reducir el peso corporal excesivo y mejorar la salud de individuos obesos.

A pesar de todo, la efectividad de estas intervenciones sustentadas en el ejercicio físico se ve limitada por factores como la sensación prematura de fatiga entre este tipo de personas, que podría afectar a la motivación para comenzar o continuar un programa de entrenamiento.

Teniendo en cuenta que la obesidad conlleva un incremento en la demanda respiratoria, Edwards y col realizaron un estudio para comprobar si es posible que un plan de entrenamiento de la musculatura inspiratoria (EMI) pueda mejorar la función respiratoria, la tolerancia al ejercicio y los beneficios del entrenamiento físico en este tipo de personas.

Tras 4 semanas de entrenamiento inspiratorio los autores comprobaron que los pacientes que realizaban este tipo de ejercicio, mejoraron significativamente el rendimiento muscular inspiratorio así como la distancia cubierta en el Test de Paseo de 6 minutos.

Cuatro Semanas de Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria Mejora el Rendimiento en el Ejercicio de Caminar en Personas Obesas y con Sobrepeso


La obesidad es un serio problema que concierne a la salud y que aumenta el riesgo de padecer múltiples y mucho más graves enfermedades entre la población. Para tratar este problema, se han desarrollado múltiples intervenciones basadas en el ejercicio físico con el propósito de reducir el peso corporal excesivo y mejorar la salud de individuos obesos.

A pesar de todo, la efectividad de estas intervenciones sustentadas en el ejercicio físico se ve limitada por factores como la sensación prematura de fatiga entre este tipo de personas, que podría afectar a la motivación para comenzar o continuar un programa de entrenamiento.

Teniendo en cuenta que la obesidad conlleva un incremento en la demanda respiratoria, es posible que un plan de entrenamiento de la musculatura inspiratoria (EMI) pueda mejorar la función respiratoria, la tolerancia al ejercicio y los beneficios del entrenamiento físico en este tipo de personas.

En base a la hipótesis apuntada en el párrafo anterior, Edwards y col realizaron un estudio que ha sido publicado con el título "Four Weeks of Inspiratory Muscle Training Improves Self-Paced Walking Performance in Overweight and Obese Adults: A Randomised Controlled Trial" en el que participaron 15 pacientes obesos o con sobrepeso, que se dividieron en un grupo de Entrenamiento (n=8) y un grupo Placebo (n=7). Durante 4 semanas, los pacientes desarrollaron un programa de entrenamiento utilizando el Powerbreathe y fueron sometidos a diferentes Test antes y después del programa de entrenamiento.

El trabajo respiratorio se produce fundamentalmente durante la inspiración que es cuando el pecho y los pulmones se expanden para acomodar el volumen de aire aumentado, mientras que la espiración es básicamente pasiva. Consecuentemente, un programa de entrenamiento específicamente diseñado para mejorar el rendimiento de la musculatura inspiratoria entre personas obesas o con sobrepeso podría reducir la inhibición subconsciente del rendimiento durante el ejercicio, reducir la fatiga de la musculatura respiratoria, y aumentar el rendimiento en respuesta a los desafíos del ejercicio.

Apoyando esta hipótesis, un reciente estudio con personas obesas hospitalizadas demostró que un intenso entrenamiento respiratorio acompañado por una dieta y un entrenamiento físico mejoró significativamente la resistencia de la musculatura respiratoria en un 52% mientras que la distancia recorrida durante 6 minutos aumentó un 11%. Mientras que los resultados de este experimento sugieren que el entrenamiento respiratorio puede ser de gran valor en sujetos obesos, estos descubrimientos no pueden ser aplicados directamente en sujetos obesos no hospitalizados debido a la naturaleza multidimensional de la intervención y los requerimientos de supervisión de un protocolo tan intenso.

A pesar de ello, una estrategia menos intensa pero a priori igual de efectiva, la encontraríamos en un Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria (EMI) utilizando un aparato portátil para este entrenamiento. El EMI propuesto en este estudio es muy poco agresivo, no requiere supervisión alguna y actúa directamente en el esfuerzo inspiratorio, esfuerzo que acapara hasta el 80% del trabajo respiratorio. Se ha probado anteriormente que este entrenamiento mejora tanto la fuerza como la resistencia de la musculatura inspiratoria en un corto periodo de tiempo (4 semanas). Esta intervención no ha sido investigada en relación a un aumento del rendimiento físico en personas obesas, aunque otros recientes estudios sobre el EMI parecen apoyar el desarrollo de esta técnica como un método útil para aumentar la resistencia a la fatiga respiratoria, para obtener un aumento en el rendimiento y una potencial pérdida de peso.

Por tanto, un aumento en el rendimiento en respuesta al EMI podría dar solidez a esta técnica como una importante actuación preparatoria previa a un plan de entrenamiento físico. Se ha constatado que entre los individuos con obesidad experimentan un mayor grado de disnea o sensación de dificultad respiratoria que los sujetos no obesos.

El objetivo de este estudio era el de examinar si un entrenamiento de la musculatura inspiratoria aumenta la distancia recorrida caminando a ritmo autoregulado en adultos obesos y con sobrepeso. En el estudio participaron un total de 15 adultos obesos y con sobrepeso que se dividieron en dos grupos. Un grupo experimental formado por ocho personas mientras que las siete restantes formaban el grupo placebo. Se valoró la función pulmonar, el rendimiento de la musculatura inspiratoria, y los individuos realizaron un test de caminar 6 minutos en el que debían recorrer caminando la máxima distancia posible sin correr. También se estableció una predicción del VO2max antes y a las 4 semanas, periodo en el que consistía este entrenamiento inspiratorio. Mediante la escala de Borg también se valoro la percepción de la fatiga como respuesta al entrenamiento.

Ambos grupos realizaron 30 inspiraciones dos veces al día usando un aparato que ofrecía una resistencia a la inspiración establecida en el 55% de la Presión Inspiratoria Máxima (PIMax), o en el caso del grupo placebo, realizando el mismo procedimiento con la mínima resistencia (cercana a un 10-15% de la PIMax) que no deja de ser también un ejercicio de la musculatura inspiratoria, aunque a menor intensidad. La medición de la Presión Inspiratoria Máxima se realizó con un aparato POWERbreathe KH1

Los resultados no mostraron ninguna alteración de la función pulmonar en ambos grupos tras el periodo de entrenamiento; a pesar de ello, la fuerza de la musculatura inspiratoria mejoró significativamente en el grupo experimental mientras que no se apreciaron cambios significativos en el grupo placebo. Además, la distancia cubierta caminando durante el test de 6 minutos aumentó significativamente en el grupo experimental mientras que no se observó ningún aumento significativo en el grupo placebo. Se constató una relación positiva entre porcentaje de cambio en el aumento de rendimiento en el test de 6 minutos y el índice de masa corporal en el grupo experimental.

Los resultados de este estudio sugieren que el EMI es una intervención práctica y apenas intrusiva para lograr un aumento del rendimiento de la musculatura inspiratoria y de la distancia cubierta por adultos obesos y con sobrepeso. Este EMI proporciona por tanto una estrategia útil y preparatoria previa a un programa de entrenamiento fisco en adultos con este tipo de problemas.


Si eres suscriptor de Biolaster y estás interesado en recibir el artículo completo (en inglés) de Edwards y col, titulado "Four Weeks of Inspiratory Muscle Training Improves Self-Paced Walking Performance in Overweight and Obese Adults: A Randomised Controlled Trial", mándanos un mensaje solicitándolo aquí.

Puedes seguir estas Noticias y otras que no aparecen en el Boletín, a través de la cuenta de Biolaster en Twitter