Milán-San Remo, llegó la primavera

Para saber quién será la primera flor de la primavera, el ganador de la classicissima, de la Milán-San Remo se entiende, conviene mirar al pelotón de la Tirreno-Adriático. Más que al de la París-Niza. Ha sido así casi siempre. Desde el año 2000 nadie que haya corrido la París-Niza ha ganado luego la San Remo, todos los vencedores provenían de la Tirreno-Adriático, una prueba con más similitudes a lo que hoy se encontrarán en la primera gran clásica del año.

Pero tampoco es fácil señalar al futuro vencedor, existe un amplio abanico de corredores con posibilidades muy similares. Me atrevería a decir que también este año finalizará al esprint. No creo que nadie sea capaz irse en el Poggio. Los corredores con características para poder intentarlo (Garzelli, Scarponi, Gasparotto, Gilbert etc) no están lo suficientemente fuertes, o lo están pero no marcan la diferencia. Por tanto hay que revisar la lista de hombres rápidos.

Los que en mejor forma parecen estar son los tres que se han impuesto en etapas de la Tirreno-Adriático: Tom Boonen, Daniele Bennati y Edvald Boasson Hagen. Tampoco esta mal Alessandro Petacchi, dos veces segundo en la Tirreno y en clara progresión tras su caída hace dos semanas. Mark Cavendish y Oscar Freire no parecen estar en su mejor momento, pero nadie se fía de ellos, no de Freire que es capaz de aparecer sin que nadie lo espere. Filippo Pozzato es otra de las alternativas. Al no ser tan rápido como los anteriormente mencionados, deberá intentar alguna artimaña en el poco espacio que queda entre la bajada del Poggio y la meta. Él lo sabe hacer muy bien, al igual que Fabián Cancellara pero el suizo está desconocido en este comienzo de campaña.

La “Milán-San Remo”:http://www.gazzetta.it/grandeciclismo/milanosanremo/index.shtml es una carera muy previsible, pero cada edición tiene algo que la hace inolvidable. Ese es uno de sus atractivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *