Cuestión de fe

Como no podía ser de otra forma el contra análisis de Mikel Astarloza ha dado positivo. Con ese resultado es prácticamente imposible proclamar su inocencia con razonamientos que se puedan demostrar y por ello considero que es pura cuestión de fe. O se cree que el corredor es, como pregona él, inocente, o se le declara culpable como han demostrado los análisis pertinentes. Yo opto por la primera opción.

Dicho esto, y repito, dado que no puedo demostrar nada y jamás me ha gustado criticar a nadie sin tener, por lo menos, un argumento con fundamento, subrayaré algunas observaciones que diferencian este caso de otros muchos. Y tampoco es menester irse muy lejos ni en tiempo ni en distancia para encontrar una comparación curiosa. En el positivo de Iñigo Landaluze, por ejemplo, el corredor reconoció de inmediato su equivocación y su equipo lo apartó con urgencia. En el caso de Astarloza ha ocurrido justo lo contrario. El ciclista, un hombre que los que lo conocen saben que es de palabra y no tendría ningún reparo en reconocer su error en caso de cometerlo e irse para casa, negó rotundamente haber tomado ninguna sustancia prohibida. Su equipo, a diferencia de todos los casos que se conocen en el ciclismo, ha defendido la inocencia de su corredor. Y siguen manteniendo lo mismo. ¿Conocéis algún caso parecido? Por tanto es lógico pensar que tendrán razones para creer que es inocente, sino, creanlo no lo harían. Ellos defienden que tiene que haber algún error de laboratorio y seguirán luchado para demostrarlo.

Que Mikel Astarloza ha dado positivo es incuestionable y que por ello deberá cumplir con la sanción que le corresponde también, pero tengo muchas dudas (o ninguna) sobre la responsabilidad del mismo.

3 opiniones en “Cuestión de fe”

  1. El equipo esta en el ajo y solo por eso le defiende, no porque sea inocente sino para que no large porque el equipo estalla y desaparece el negocio, ya esta negociando dinero por su silencio asi que de palabra nada, cuando arriesgas hay que asumir lo que pueda pasar, es un bienqueda incapaz de reconocer que ha hecho trampa y le han pillado en un control sorpresa.

    Que poco dice a vuestro favor que una empresa de tecnologia apueste por la fe frente a la ciencia.

  2. En relación al comentario anterior:

    Tal y como aparece a la derecha del blog,
    este está mantenido por diferentes colaboradores que expresan sus propias opiniones. Biolaster no marca ninguna línea editorial en este sentido.

    Igualmente respetamos todas las opiniones que sean respetuosas como la suya; lo único que hemos modificado de su comentario es el autor, que (imagino que por error) aparecía ‘biolaster’ cuando no era así. Por eso ahora aparece en blanco el autor de dicho comentario.

  3. Estos casos del dopaje realmente son complejos, porque a muchos atletas se les ha comprobado el abuso de sustancias prohibidas y sus carreras se arruinaron, como es el caso de Lance Armstrong, donde toda su gloria se vino abajo. Las investigaciones y pruebas deben ser más rigurosas, para evitar errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *