Etapa preciosa

Me encanto la etapa de ayer. Fué una auténtica eliminación, los corredores se iban quedando del primer grupo uno por uno. Realmente apenas pudimos ver ningún ataque, pero el propio ritmo iba desgastando a los corredores.

Antes de empezar esta Paris Niza, desde algunos medios se nos daba como favoritos a Chavanel o a Gilbert. Considero a los dos grandisimos corredores, pero a cada uno lo suyo. El recorrido de esta Paris Niza no cumple con las características de estos dos ciclistas. De este modo, ayer pudimos ver otro tipo de corredor en lo más alto de la carrera.

¿Hombres tour?

Pues quizá sí. Evans, Popovych, Schleck…
Visto todos los candidatos a triunfo que nos han ido quitando poco a poco, creo que son tres hombres con opciones de subir al cajón de la grande.

Mientras llega la fecha veraniega, ya se dejan ver aquí. ¿Les pasará luego factura este esfuerzo?. ¿Acertarán con su preparación los hombres más tapados?. Eso es también lo bonito del ciclismo. Saber planificar, entrenar, descansar…

El joven Robert Gesink me dió ayer una alegría. Nos han quitado la posibilidad de disfrutar de muchas estrellas, y en dos o tres años nos hemos quedado sin referentes de victoria. Necesitaremos unos años para que los ciclistas actuales vuelvan a entusiasmar al público, pero con jovenes como Robert, ese espacio de tiempo será más breve.

Ayer no se enfundó la prenda amarilla por casualidad. No fué una fuga consentida, lejana. Lo hizo a lo grande, y eso es señal de verdadera calidad.

Espero que Gesink no sea la única estrella naciente, necesitamos muchas más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *