La solución a Peter Sagan es Peter Sagan

No sé si el cúmulo de segundos puestos de Peter Sagan tiene solución, pero si la tiene, pasa por él. No tiene ni que mejorar sus virtudes, ni entrenar más ni diferente, lo único que tiene que hacer es cuidarse un poco más de no vaciarse tanto en las escapadas que participa. Es mi opinión.

Sagan se ha convertido en un chollo para todo aquel que se escapa con el Campeón del Mundo. Su bondad parece no tener límites, da relevos y relevos sin preocuparse de quién va con él ni cómo, ni cuanto ni qué falta. Nada le preocupa más que mantenerse en cabeza, aunque sea a costa de un esfuerzo excesivo que como se está viendo reiteradamente luego paga en los últimos metros. Llega completamente vacío. Es normal, y, en ocasiones, como en el E3-Harebelke ni tan siquiera tiene fuerzas para esprintar.

Yo entiendo que no es nada fácil ser Peter Sagan, y menos éste año siendo Campeón del Mundo. Es la referencia de todos, el corredor a seguir, a batir. En cuanto lo ven, parece que a todos les asalta el miedo a verse engullidos por el ogro que fue en los años 2012 y 2013 cuando era capaz de batir al esprint a los hombres más rápidos del momento, incluido Mark Cavendish. Por ello, todos levantan el pie con el objeto de no vaciarse en exceso, ya se encargará él de tirar lo que haga falta.

Podría poner muchos ejemplos, pero me quedaré con el más reciente, el E3-Harelbeke. Él se encargo de romper el grupo cabecero y él se encargo de llevar el peso de la escapada. Analizando las imágenes se pude comprobar con facilidad que los relevos más largos y de mayor intensidad siempre corrían a cargo de él, algo que corroboran las declaraciones posteriores de los protagonistas. “Al principio me costó coger el ritmo de sus relevos” dijo Kwiatkowki, el ganador. Una forma muy diplomática de reconocer que no realizó el mismo trabajo. “Por el pinganillo me decían que tirara, que los de atrás venían encima” aseguró Sagan. Y el tiró y tiró hasta llevarle a la boca de la victoria a Kwiatkowski a quién no quiero quitar ningún mérito, por supuesto.

Si Peter Sagan hiciera lo mismo que muchos de sus adversarios, seguramente muchas escapadas no fructificarían, pero si sigue actuando de la misma forma se quedará sin un palmarés que sin duda merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *