Marcel Kittel, el esprinter de la década

Cada época tiene sus corredores, que a la vez marcan una época. Marcel Kittel es uno de ellos, y será recordado como el esprinter más rápido de la década actual. Es el corredor que ha arrebatado el protagonismo de los últimos metros a Mark Cavendish, que a su vez recogió el relevo de Petacchi al igual que éste el de Mario Cipollini. Han sido los cuatro esprinters de referencia desde la década de los 90. Ha habido otros, no muchos, que les han disputado, incluso batido, en más de una carrera, pero por palmarés, por estilo, y por personalidad, han obtenido un status superior al resto de esprinters de su época.

Marcel Kittel da miedo en el Giro, su diferencia con respecto al resto es sideral. Está a años luz y todo hace indicar que nada ni nadie lo va a poder detener. Incluso parece estar ansioso por recuperar el año perdido en 2015, cuando tan sólo obtuvo dos victorias: el Criterium Down Under y una etapa de la Vuelta a Polonia. Creo que nadie ha profundizado en las razones de su inesperada desaparición. En 2014, al igual que en 2013, fue el esprinter que más victorias logró en el Tour de Francia, carrera que mide con exactitud el nivel de cada corredor. Ya había dado el sorpaso a Cavendish, en clara decadencia en los últimos años. Pero, de repente, nadie supo de él en 2015. Desapareció por completo, y aún no se han sabido las razones. Dice él que en invierno no entrenó como debía y que luego tuvo problemas de salud. Con perdón, no me lo creo. Me decanto más por pensar que tuvo problemas con su equipo, el Giant-Alpecin, que, o bien, le impidió correr por saber que iba a cambiar de equipo de cara a 2016, o bien no quiso correr él porque el equipo no se avenía a mejorar el contrato que él creía devaluado. Sea como fuere, ha vuelto, que es lo importante.

En números aún está muy lejos de sus antecesores, pero se acercará. En el Tour lleva 8 etapas en sus dos participaciones por 26 de Cavendish, o 12 de Cipollini. En el Giro, con 4 triunfos está muy lejos y seguramente nunca alcance los 42 de Cipollini, o los 27 de Petacchi; quizás sí los 14 de Cavendish. Y en la Vuelta, a nada que se ponga alcanzará de inmediato las tres victorias que ostentan Cavendish y Cipollini, pero de momento las 20 de Petacchi se ven muy lejanas. Al margen de los números, Kittel parece haber recuperado las ganas de ser ciclista y haberse convertido en el corredor que abandere la recuperación del ciclismo en su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *