Dauphine

Llevo un tiempo en el que noto que me faltan fuerzas para pensar en ciclismo. Opinar es libre pero oir decir ciertas cosas me cansan. Escucho decir a algún exciclista que las carreras tienen que ser más cortas incluso menos duras. Me parece la mayor barbaridad que se pueda hacer en el ciclismo, después de los tantos cambios que introduce la UCI con resultados negativos. No es lo mismo una etapa de 130 Km o una de 230 Km. Quizas el ganador de la etapa sería el mismo pero recortando Kilometraje, perderíamos factores esenciales de nuestro deporte. Recuperación, alimentación, etc. Ya no veríamos las famosas pájaras, veríamos otro tipo de ciclismo. ¿ Alquién duda que el Giro es bonito? Creo que no, y su dureza no se ve en ningun otro lugar. Sus organizadores están manteniendo la esencia de nuestro amado deporte; etapones, puertos grandiosos, etc. Eso es lo que atrae al espectador, lo que hace historia, lo que forja mitos.

Me duele oir decir que los ciclistas hacen uso del dopaje para afrontar esos etapones. Y yo me pregunto: ¿ han existido casos de positivo en los cien metros lisos de atletismo? Carrera más corta y llana no conozco.

Lo peor es, como decía, escuchar hablar a ciclistas y exciclistas. Y digo que opinar es libre, pero hay lenguas que tienen más peligro que un cañon y sinceramente visto como andan las neuronas en nuestro deporte, necesito recuperar fuerza, hoy me pillais de bajón. Menos mal que he podido ver auténtico ciclismo en la Dauphine. Una carrera bien organizada, con un recorrido muy equilibrado, etapas largas, cortas, duras, fáciles, unos puertos míticos, y una crono de verdad. Ah, y un valverde que ha sabido vencer a todo el mundo, incluso a la Operación Puerto, a los Franceses……….. a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *