Despejando dudas

En este inicio de temporada ha habido corredores que se han apresurado a despejar las dudas que por diferentes motivos les habían asaltado la campaña anterior. En los dos casos más llamativos son corredores que estaban habituados a ganar no solo un gran un número de carreras, sino algunas de las pruebas más importantes del calendario, pero que finalizaron 2017 con la incertidumbre de lo que les depararía la campaña actual.

Degenkolb hace doblete en Mallorca

El primero en volver a la senda de la victoria, fue John Degenkolb, que por varios motivos tuvo un 2017 desastroso donde sólo logro una victoria, su peor resultado desde que es profesional, una miseria para un corredor de su categoría. Desde que en 2015 ganara, entre otras cosas, la Milán-San Remo y la París-Roubaix se esperaba que el alemán optara a ganar más pruebas del mismo prestigio, pero primero un atropello en grupo a comienzos de la temporada 2016 y luego diferentes problemas de salud en 2017, el teutón no ha podido cumplir con las expectativas suscitadas. Lo de la temporada 2016 (dos victorias) es comprensible porque el 23 de enero sufrió un atropello en grupo (él y otros 5 corredores de su equipo fueron arrollados por un conductor) y le tuvieron que reimplantar el índice de su mano izquierda, así como operarle de una fractura en el radio de la misma mano, problemas que se alargaron mucho por la merma de sensibilidad en el miembro reimplantado.

El año pasado fue fichado por el Trek-Segrafedo para sustituir al gran Fabián Cancellara, una responsabilidad que, seguramente, fue excesiva. Si estuvo disputando las grandes clásicas (5º en la Gante-Wevelgen, 7º en la Milán-San Remo y Flandes y 10º en Roubaix), pero en ningún caso dio la sensación de ser un verdadero aspirante al triunfo. Finalizó el año retirándose en la Vuelta a España por una bronquitis y con muchas dudas sobre su rendimiento, pero sin permitir que se enquistaran. Las dos victorias de la Challange de Mallorca le habrán servido para recuperar, al menos, la confianza para volver al lugar donde se le espera.

 

Caída de Valverde en el Tour de Francia 2017

A estas alturas nos deberíamos de preguntar si hay algo que pueda derrotar a Alejandro Valverde. Viendo la lesión que le provocó la caída en la primera etapa del Tour de Francia, la pérdida de masa muscular en su pierna izquierda, la edad que asegura su DNI (37 años), el palmarés que atesora y la nula necesidad de seguir sufrimiento como un animal encima de una bicicleta, hubieran provocado en cualquier otro una dudas razonables sobre su rendimiento y, quizás, un motivo para la retirada. Pero a los campeones no se les puede juzgar con los argumentos válidos para el resto de los mortales, están por encima de ellos, la lógica habitual no sirve para comprender sus estados. En Mallorca Valverde demostró no haber perdido un ápice de su personalidad. Estuvo combativo, valiente, tomando las riendas y las decisiones, y cargándose a todo el equipo a sus espaldas para disputar la victoria en las dos pruebas con más dureza.

Valverde se impone en la 2ª etapa de Valencia 2017

En Valencia, ha vuelto al primer puesto del pódium, lugar donde lleva una eternidad. En la segunda etapa se marcó una exhibición a la que ya nos tiene acostumbrados, desmarcándose en la subida y rematando en meta a dos adversarios del mismo equipo, Fuglsang y Luis León Sánchez. Ni las leyes matemáticas pueden con Valverde, que viéndole rodar cualquier duda sobre su rendimiento parece un insulto a su estatus de gran campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad