Impaciencia

Somos impacientes y como cada nuevo año por estas fechas nos invaden dudas a las que queremos dar una pronta respuesta. Al instante de haber doblado la última página del calendario 2018 se apodera de nosotros una inquietud que nos arroja a querer comprobar sin demora las condiciones de la nueva temporada. Si en este breve periodo de tiempo a los propios corredores les asaltan las habituales preguntas sobre el rendimiento que pueden ofrecer en la nueva campaña, los aficionados son presa de una cascada de cuestiones que despierta en ellos una curiosidad semejante al cosquilleo que sienten los críos ante los regalos navideños. La mayoría se refieren a las grandes carreras y, sobre todo, a los corredores más prestigiosos. Por ejemplo, quién no ha oído alguna referencia sobre si Geraint Thomas será capaz de revalidar el título en el Tour de Francia. Cualquiera que sea la opinión, nunca está de más un repaso a la estadística y en este caso indica que, al margen de las grandes leyendas, casi nadie ha sido capaz de revalidar el título en el Tour de Francia y mucho menos tras haberse impuesto por primera vez con 32 años.

¿Froome o Thomas?

También queda la duda de si finalmente Chris Froome será capaz de entrar en el selecto grupo de escogidos con cinco triunfos en el Tour de Francia, algo para lo que la estadística no le confiere demasiada confianza porque de lograrlo debería hacerlo a una edad, 34 años, que no resulta habitual. Solo hay tres corredores que lo hayan logrado a esa edad o una posterior: Cadel Evans en 2011 (34 años), Firmin Lambot en 1922 (36 años) y Henri Pelissier en 1923, con 34 años. Aunque aún no sienta con mucha fuerza la amenaza de corredores como Egan Bernal o Enric Mas, habrá que seguir muy de cerca el desarrollo que tienen los dos mejores jóvenes en grandes vueltas de la temporada 2018. O la alternativa que presentan los Quintana, Bardet, Pinot, Roglic, Porte, Simon Yates, Tom Dumoulin, Vincenzo Nibali o Mikel Landa, aunque  en estos últimos casos se verán lastrados por disputar el Giro, algo que siempre es un hándicap difícil de superar en Julio, máxime cuando el tiempo de recuperación no será tan amplio como en 2018.

 

Bernal, el futuro de las grandes vueltas

En los esprint será interesante ver si Mark Cavendish y Marcel Kittel, los dos mejores esprinters del Tour de Francia en los últimos años, regresan por sus fueros o se ven aplastados por la nueva hornada que componen Fernando Gaviria, Elia Viviani, Dylan Groenewegen, o Caleb Ewan.

 

Sagan y Quick-Step, los ogros de las clásicas

En las clásicas siempre es atrayente atender a las estrategias que se montarán para intentar batir al ogro que supone Peter Sagan, o hacer frente al todopoderoso Deceuninck-Quick Step que este año ha perdido a Niki Terpstra, uno de sus pilares básicos que ahora desempeñará el papel de líder único en el modesto Direct Energy francés. ¿Podrá Greg Van Avermaet por fin cumplir el sueño de ganar el Tour de Flandes? ¿Hasta dónde llegarán Wout Van Aert o Mathieu Van derl Poel, dominador absoluto de la temporada de cyclo-cross, en las clásicas del pavés? ¿Qué progresión tendrán los nórdicos Michael Valgreen (Amstel y Het Nieuwsblad), Mads Pedersen (2. en Flandes) o Soren Kragh Andersen (París-Tours)? ¿Será Julien Alaphillipe el nuevo Alejandro Valverde de las Ardenas? ¿y logrará Peter Sagan un cuarto maillot arco-iris en Yorkshire, algo que sería inaudito? ¿De qué será capaz Remco Evenpoel, auténtica sensación del campo Junior en 2018 en su triple salto directo al World Tour?

Remco Evenepoel, Campeón del Mundo Junior 2018

Lo dicho, me muero de ganas por ver responder a la competición y será un placer volver a confiar en la carretera, juez inapelable que ejecuta su decisión siempre con objetividad.  Feliz año nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *