La generación del futuro brilla en el Tour del Porvenir

El pasado domingo, el mismo día en que Chris Froome se imponía en las Cumbres del Sol con exhibición, quien será su compañero de equipo a partir del año que viene, el colombiano Egan Arley Bernal se imponía en la General del Tour del Porvenir en Albiez Montrond, en pleno corazón de los Alpes, muy cerca de la Croix de Fer y a 4 kilómetros del Col de Mollard, sellando así todo lo bueno que se espera de él en un futuro no muy lejano. Mucho se ha hablado del último descubrimiento del veterano manager-director italiano Gianni Savio y, la verdad, motivos no faltan porque incluso en las carreras que ha corrido con profesionales World Tour, y no digamos ya en aficionados, su facilidad para la escalada está dando mucho si. Por eso y aprovechando las largas, y en contra de la opinión del jefe, merecidas vacaciones que estaba disfrutando en los Alpes franceses, me acerqué a ver la última etapa del Tour de Porvenir y no me arrepiento porque pude ver in situ a toda una generación que, en teoría, debería comenzar a dejar huella muy pronto.

Bernal llegando relajado a meta

Bernal está tan acostumbrado a las victorias que no mostró euforia alguna cuando cruzó la línea de meta en cuarta posición sin haber disputado siquiera el esprint del grupo principal. Al poco de su logro más importante, tan relajado estaba, sin signo alguno de cansancio, que parecía más el monaguillo de la parroquia contigua que el ganador del Tour del Porvenir. Con esa voz dulzona que caracteriza a los colombianos y, como es habitual en ellos, sin ningún atisbo de arrogancia, explicó los pormenores de la etapa que no supuso ninguna complicación para él porque con dos etapas ganadas, una diferencia en la general de más de un minuto y todos sus adversarios directos junto a él, la nueva joya colombiana no tuvo ningún problema para mantener el maillot amarillo que se fue para Colombia por sexta vez en la historia. El primero en lograrlo fue Alfonso Florez en 1980, en 1985 lo hizo Martín Ramírez, y desde el 2010 se han impuesto Nairo Quintana, Esteban Chaves y Miguel Ángel López.

Bernal 6º colombiano en ganar el Tour del Porvenir

El ciclista de tan sólo 20 años lleva ganados ya nueve carreras y casi siempre que ha corrido con los profesionales se ha llevado el premio al mejor joven, pero el año que viene partirá de cero con el Sky. El World Tour no es la categoría Continental y aunque con un contrato de 3 años el equipo inglés le ha mostrado confianza y paciencia, de momento deberá comenzar a trabajar que es la mejor manera de hacerse grande, que es lo que parece le ha destinado la naturaleza.

Pavel Sivakov llegando ganador a meta

Si el colombiano fue el gran dominador de la carrera ganando las dos etapas más duras, el protagonista de la jornada fue el ruso Pavel Sivakov, la gran joya de la categoría amateur. Fuera de la lucha por la general al haber fallado los dos días anteriores en los que, precisamente, se había impuesto Bernal, Sivakov se sacó la espina con una auténtica exhibición escapándose en el Col de la Madeleine (categoría especial) junto con el estadounidense Neil Powless a quién soltó con facilidad en la última subida que llevaba a meta. Aunque algo pasado de forma, a nadie sorprendió su victoria. Se trata de un corredor que había ganado las tres carreras por etapas que había disputado desde Mayo: el Tour de Aosta-Mont Blanc, el Giro Amateur en Junio y la Ronda de L’Isard en Julio. Se antoja que llegará algo pasado al mundial, pero independientemente de lo que haga en Bergen (Noruega) la victoria en la última etapa del Tour del Porvenir (más el maillot de la montaña) fue la guinda a una temporada irrepetible y que ha tenido unas consecuencias importantes en el ciclismo. Sivakov, de nacionalidad rusa, aunque nacido en Italia y crecido en Francia, ha corrido éstos dos últimos años en el filial del BMC, pero una vez que supieron que no ficharía con ellos sino que se iría, junto con Edgan Bernal, al Sky, Jim Ochowicz, manager del BMC, decidió liquidar el equipo filial defraudado por la decisión del corredor ruso que en breve también acogerá la nacionalidad francesa. Vamos, lo mismo que ocurrió con el Banesto Amateur cuando Miguel Morrás y Carlos Sastre, pasaron de la cantera de Eusebio Unzue al equipo de Manolo Sáiz.

Sivakov también ganó el la clasificación de la Montaña

Está claro que Sivakov, corredor largo y delgado que se desenvuelve muy bien en todos los terrenos, tiene una genética impresionante. Su padre, Alexei Sivakov, fue profesional a finales de los 90 en el Roslotto, BigMat, CCC y Auber 93, y su madre, Alexandra Koliasseva, fue dos veces Campeona del Mundo de persecución por equipos, Campeona de Rusia en carretera y segunda en el Giro Femenino de 1989. Con esos antecedentes no sería raro que lo primero que quisiera ser fuera ciclista, pero antes de integrar el Club L’isle Jourdain, practicó el judo, el fútbol y el tenis.

Entrenado por Marco Pinotti, no parece que haya cometido la equivocación de destacar de forma prematura como muchos de sus compatriotas suyos o incluso su padre, que en aficionados ganó el durísimo Circuito Montañés en 1998 pero luego, en profesionales, cumplió a rajatabla una de las principales características de la mayoría de los corredores del Este, que es ir de más a menos. Pavel ya destacó en Juniors ganando el Campeonato ruso contra el crono, el Tour de Austria o el Tour de Flandes de esa categoría, pero desde el año pasado lleva un calendario muy cuidado respetando mucho los periodos de recuperación.

 

El podium de los tres primeros

Eclipsados en gran parte por esas dos estrellas, el resto del pódium tampoco desmerece elogios. En segunda posición se clasificó el belga Bjorg Lambrecht (20 años, también generación 1997 como Bernal y Sivakov), que recuerda mucho a Jan Bakelands, su compatriota que si ganó el Tour del Porvenir en 2008. Lambrecht ha realizado una temporada muy regular, y pese a ser segundo en muchas ocasiones (Tour del Porvenir y Tour de Savoie-Mont Blanc detrás de Bernal, y segundo también en Aosta-Mont Blanc y Ronde de L’Isard tras Pavel Sivakov) también demostró que sabe ganar llevándose la Liege-Bastogne-Liege amateur y el G.P. Priessnitz de la República Checa, valedera, al igual que el Tour del Porvenir, para la Copa de Naciones.

Sin en Dinamarca alguien echaba de menos a Michael Rasmussen, ya tienen a quien puede ser su sustituto. Se llama Niklas Eg, tiene 22 años y físicamente es idéntico, sin más atributos que una fina capa de piel cubriendo unos huesos que sobresalen por todas las esquinas. Musculatura no tiene pero sube deprisa como lo ha demostrado con el 4º puesto en Aosta-Mont Blanc, 3º en el Porvenir y 2º en Kreiz Breizh y Priessnitz.

Halvorsen ganador de la regularidad

Y ante tanto escalador también ha destacado un esprinter, que ha sido el más regular de la carrera al haber ganado una etapa, ser segundo en otra y dos veces tercero y cuarto. Se trata del noruego Kristoffer Halvorsen (21 años), un corredor rápido, listo, simpático y actual Campeón del Mundo de la categoría para más señas. Halvorsen, por cierto, también ha fichado por el Sky. El noruego no ha destacado tanto como el año pasado pero ya ha enseñado los dientes a los World Tour (en una etapa de la Vuelta a Noruega fue batido solamente por Dylan Groenewegen). Algunas caídas a principio de temporada, y seguramente, la responsabilidad que conlleva ser el Campeón del Mundo le han impedido brillar como se esperaba pero tampoco hay que olvidar que se impuso en la Handzame Classic delante de profesionales. Eso sí, este año ha ganado en dos ocasiones, y cinco la pasada temporada.

Es muy peligroso hacer pronósticos con corredores de tan temprana edad, pero mucho o poco, para bien o para mal, seguro que en breve todos ellos darán que hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *