Segundos platos

Leyendo una entrevista de Luca Guercilena, Manager del Trek-Segafredo, me ha invadido la sensación del flaco favor que le ha podido hacer a su líder Alberto Cotandor contando los pormenores de su fichaje. Reconoce sin ambages que el madrileño ha sido su segunda opción, que casi nunca es tan acertada y rentable como la primera. A quién realmente quería Guercilena era a Vincenzo Nibali.

A nadie le agrada ser segundo plato de nada, y menos a aquellos que durante mucho tiempo han disfrutado del estatus de elegir el menú y los comensales. La advertencia de la verdad es a menudo más dolorosa que ocultarla. Si todo transcurre, como esperan, a pedir de boca y logran, como confía el mánager italiano, alguna gran vuelta e incluso el Tour de Francia, objetivo harto difícil en mi opinión, esas palabras caerán en saco roto y serán sustituidas por otras más elogiosas hacia el corredor madrileño para encumbrar alguna de sus hazañas imposibles.

 

Pero cuando uno tiene más pasado que futuro, el talento desgastado y la moral castigada, hay que tener mucho ojo con las declaraciones, porque es sabido que las críticas, o incluso la propia duda, no son bien asimiladas por los dioses y enoja a sus más fieles seguidores. Cuando las piernas tiemblen, el corazón se debilite, decaiga la moral y, pese a todo, haya que superar la barrera razonable del sufrimiento, los pensamientos negativos vienen en una cascada irrefrenable y esas palabras pueden tener un efecto demoledor sobre la confianza hasta del más fuerte. Cuando las cosas se tuercen, las palabras dañan más el corazón que la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *