Una temporada histórica

La temporada 2019 pertenece ya al pasado y ahora toca escribir el epílogo de una etapa que ha sido histórica por un montón de novedades que han quedado en la memoria de los aficionados y en los anales de los libros de las estadísticas. Este año se han roto unas cuantas barreras que parecían eternas e insalvables pero la aparición de unos prodigios de la naturaleza han vuelto a demostrar que nada es definitivo y que en el deporte casi todo es alcanzable si se dan las condiciones idóneas para ello. Se ha constatado además que la globalización ya es un hecho, ha llegado para quedarse y que ya nada será igual para aquellos viejos países que se creían dueños de este cotarro. El dominio que por muchos años ha estado establecido casi en exclusividad por países como Italia, Francia, España, Bélgica u Holanda, ya es un asunto caduco. 

Pogacar el ciclista más joven en ganar un World Tour

El primer hecho histórico, aunque no el de mayor relevancia, se produjo en mayo en la Vuelta a California. Tadej Pogacar, se convirtió con 20 añitos, en el ciclista más joven de la historia en ganar una carrera del World Tour. El ganador del Tour del Porvenir del año anterior ya se había impuesto con anterioridad en la Vuelta al Algarve a corredores de la talla de Wout Poels o Enric Mas, pero el World Tour es otro asunto. Sin embargo, pese a la victoria en la carrera de los Estados Unidos nada hacía presagiar que el joven esloveno volvería a dar grandes titulares a final de temporada ganando las tres etapas más duras de la Vuelta a España y clasificándose en tercera posición. Sin duda ha sido uno de las estrellas emergentes de la temporada actual y el ese hecho histórico de ser el corredor más precoz en ganar una carrera del World Tour está, de momento, en su poder y no será sencillo que se lo arrebaten, aunque en estos temas siempre conviene pedir permiso a Remco Evenepoel, otro caso de precocidad. 

Evenepoel un prodigio de precocidad

El belga también ha marcado territorio ganando la vuelta de su país, la Clásica de San Sebastián y el Campeonato de Europa contra el crono (más dos victorias más)  habiendo debutado en el World Tour pasando directamente desde la categoría Junior. Éste último hecho es de por si remarcable porque se pueden contar con los dedos una mano los corredores que han tenido semejante opción, pero el ganar carreras tan prestigiosas y de un nivel tan exigente con solo 19 años, es un récord que solo pertenece a él. 

Carapaz le da a Ecuador su primera gran vuelta

Antiguamente el ciclismo era el deporte de los pobres, uno de los pocos caminos que los campesinos tenían para huir de la miseria, y ya se sabe que los que escapan del hambre corren más deprisa que nadie. Richard Carapaz, pese a ser joven, pertenecía a esa clase de personas que lo ha tenido muy crudo desde niño y quizás por ello posee unas ambiciones por prosperar que no le detienen ante nada y como dijo una vez, “estaba dispuesto a comerme el mundo con la bicicleta”. Ahora pertenece a la historia por haber sido el primero en conquistar el Giro de Italia para su país. 

Bernal cumple el sueño de toda Colombia

Julio fue el mes en el que Colombia dejó de soñar y abrazo una realidad que perseguía desde hace 40 años. Todo aquello que creyeron real en las piernas de Lucho Herrera, Fabio Parra y más recientemente en Nairo Quintana, se lo entregó otro prodigio de tan solo 22 años llamado Egan Bernal, un ángel que ha hecho historia en las montañas que más se asemejan a los largos puertos de su país y que lo han pulido para que marque una época en el Tour de Francia. Bernal se ha convertido en un héroe nacional al convertirse en el primer ciclista colombiano en ganar la ronda francesa. 

Roglic primer esloveno en ganar la Vuelta

Eslovenia y Primoz Roglic tienen muchas cosas en común. Son jóvenes, especializados en deportes de invierno y como acaban de descubrir el ciclismo, tienen mucho margen de progresión, pero nadie esperaba que lo hicieran tan bien y tan pronto. Andrej Hauptmann, Uros Murn, Martin Derganc, Tadej Valvajec, Borut Bozic, Jure Golcer, Janez Brajkovic, Simon Spilak, Grega Bole, Jan Tratnik, Luka Mezgec, Matej Mohoric, y como no, Tadej Pogacar y Primoz Roglic son algunos de los pocos ciclistas conocidos de ese país mucho más dedicado a los deportes de invierno. Pero de la noche a la mañana se ha convertido, no en un potencial porque carece de cantidad, pero si en una referencia gracias a los dos últimos pero sobre todo a Primoz Roglic, el primer ciclista de ese país en ganar una vuelta grande, la Vuelta a España, además de lograr el primer puesto del ranking de la UCI, que demuestra haber sido el ciclista más regular durante esta temporada que le ha encumbrado como uno de los más grandes del pelotón. 

Mads Pedersen dio la sorpresa en el mundial

Si ya los éxitos en la grandes vueltas han sido históricos, aún quedaba el Campeonato del Mundo, donde también se dio un hecho nunca antes visto. Un joven corredor danés, Mads Pedersen (23 años), se tomó cumplida revancha por Leif Mortensen (1970), Bo Hamburger (1997) y Matti Breschel (2010), medallas de plata en las citas mundialistas de Leicester, San Sebastián y Geelong respectivamente. Fue una sorpresa. Primero porque una vez que Mathieu Van der Poel arrancara con Matteo Trentin a rueda del pelotón de los favoritos y diera alcance a los escapados, parecía que se los cepillaría con una pata hasta que una inesperada y repentina pájara lo apartara de forma increíble de la disputa. Ese hecho parecía que había despejado el camino para que Matteo Trentin impusiera su, teórica, velocidad ante corredores más lentos y, sobre todo, más castigados. Pero para disgusto de los italianos, que ya llevan 11 años sin ganar el Campeonato del Mundo, algo que no sucede desde los tiempos de Fausto Coppi, la fortaleza de Pedersen ante una durísima meteorología para la que tenía más reservas, fue más decisiva que las fibras rápidas de la musculatura ya agotada y congelada de Trentin. 

Van der Poel ganó de forma asombrosa la Amstel

Y aunque quizás no se les pueda otorgar la catalogación de histórico, habría aquí que destacar también lo extraordinario de lo que han realizado Mathieu Van der Poel y Wout Van Aert, porque no es nada ordinario que dos jóvenes ciclistas especializados en el cyclo-cross discutan sin ningún tipo de complejos a los grandes campeones de la carretera en pruebas tan importantes y prestigiosas como la Amstel Gold Race, la Dauphiné o el Tour de Francia, carreras que han visto de lo que son capaces estos dos corredores y que confiamos puedan confirmarlo en temporadas venideras. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *