Basso, la excepción

Por motivos que no escapan a nadie, toda la atención del Tour de Francia está centrada en Lance Armstrong. Y desgraciadamente, están pasando por alto algunos detalles significativos que merecen ser subrayados. El más llamativo es el resultado que está ofreciendo Iván Basso, tercero en la clasificación General y uno de los más firmes candidatos al podium de París.

Es posible que a muchos aficionados no les haya extrañado su rendimiento por tratarse de un corredor en clara progresión (11º en 2002, 7º en 2003) que ya el año pasado fue tercero. Pero la temporada pasada nada tiene que ver con esta que está disputando. En 2004 Basso realizó una preparación específica para el Tour de Francia, corriendo pocas carreras y disputando aún menos, como es lo normal hoy en día en todos los ciclista que pretenden hacer algo grande en la carrera francesa. Este año, en cambio, Basso priorizó el Giro de Italia al Tour de Francia, y de no ser por una gastroenteritis que lo dejó KO durante dos de los días más importantes de la carrera, seguramente hubiera ganado el Giro de Italia. Y aunque no se clasificara entre los diez mejores, Basso disputó el Girocomo si le fuera la vida en ello, circunstancia que hipoteca claramente el Tour de Francia.

En los diez últimos años, tan sólo cuatro corredores (entre 200 posibles) han sido capaces de clasificarse entre los diez mejores en la misma temporada en el Giro de Italia y el Tour de Francia: Tony Rominger en 1995 (1º en el Giro y 8º en el Tour); Abraham Olano (3º en el Giro, 9º en el Tour) y Piotr Ugrumov (4º en el Giro, 7º en el Tour) en 1996; y Marco Pantani en 1998, temporada en la que se impuso en las dos carreras. Desde entonces nadie ha sido capaz de rendir al máximo nivel desde mayo hasta finales de julio.
Por ello lo lógico hubiera sido que a Basso, le hubiera ocurrido lo que a la mayoría de corredores que se han presentado en el Tour después de disputar el Giro. Los ejemplos saltan a la vista: Paolo Savoldelli, ganador del Giro que se encuentra realizando labores de gregario en el Tour; Juanma Garate, que tras ser quinto en el Giro, en el Tour se ha centrado en intentar ganar alguna etapa; Vladimir Karpets, séptimo en el Giro y el 45º en estos momentos en el Tour pese a ser mejor joven el año pasado; Serguei Honchar, sexto en el Giro de Italia y retirado en el Tour; Pietro Caucchioli octavo en el Giro y el 43º en el Tour. Por eso llama poderosamente la atención el nivel físico que está demostrando Iván Basso.
No cabe duda que Bjarne Riis conoce algún tipo de preparación que el resto de directores y entrenadores desconocen.

“Página Oficial del Tour de Francia”:http://www.letour.fr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *