¿Rasmunssen o Ullrich?

Pasados los Pirineos, la única gran pregunta que le queda al Tour de Francia por responder es quién acompañará a Lance Armstrong e Iván Basso en el podium de París. Las dos primeras plazas parecen estar definitivamente adjudicadas, ya que la progresión que ha demostrado este año Basso en la contrarreloj (también en montaña) le puede permitir aguantar en el puesto que ocupa actualmente en la clasificación General. Pero el tercer puesto parece estar en el aire.
Michael Rasmunssen, una de las sorpresas de este Tour, cuenta con una ventaja de dos minutos y cuarenta y nueve segundos con respecto a Jan Ullrich, una renta que puede ser insuficiente en la crono de 55 kilómetros que disputarán en Saint Etienne.

Es un hecho sobradamente constatado que los no especialistas en las cronos pierden menos tiempo en la segunda contrarreloj de las grandes vueltas. Evidentemente los especialistas siempre cuentan con una ventaja importante, pero lo verdaderamente esencial son las reservas con las que un ciclista llega al final de la carrera. Por poner un claro ejemplo, se podría citar a Iban Mayo en el Tour de 2003. En la primera crono larga perdió cinco minutos y tres segundos, y en cambio, tan sólo dos minutos y ocho segundos en la última, a pesar de lograr un clasificación peor. Se podrían nombrar, también, otros ejemplos tan significativos como Richard Virenque, Marco Pantani, Menchov, Mancebo, Sastre…

Michael Rasmunssen se puede refugiar en esos datos para mantener la esperanza de lograr un puesto que seguramente ni el mismo soñaba antes del Tour de Francia. Pero la cosa no está tan clara. Rasmunssen cedió tres minutos y catorce segundos en los 20 kilómetros cronometrados de la primera etapa, todo un mundo, incluso con respecto a Jan Ullrich, que sufrió un fuerte varapalo por parte de Armstrong. Seguramente Rasmunssen se desenvuelva algo mejor en la última crono y ceda, proporcionalmente, menos tiempo que en la citada crono. Pero, quizás, no sea suficiente para mantener el tercer puesto, porque Jan Ullrich recordará la última crono del año pasado en la que las diferencias fueron enormes. Carlos Sastre, por citar un escalador que finalizó el Tour en muy buenas condiciones, se clasificó en el puesto decimoséptimo a casi cinco minutos de Armstrong y a cuatro de Ullrich, que fue segundo en la etapa. O incluso, Leipheimer, Santos González, Aitor González o Viatcheslav Ekimov, todos ellos mucho mejores contrarrelojistas que Rasmunssen, cedieron más de tres minutos con respecto a Ullrich. En ese caso el tercer puesto, el primero de su historia, sería para el alemán, que de todas formas sería tan sólo un triste consuelo.

“Página Oficial del Tour de Francia”:http://www.letour.fr