No entiendo al LPR

Hay comportamientos que no llego a comprender. En la sexta etapa de este Giro ha ganado Michele Scarponi con el consentimiento del LPR, que no ha mostrado el más mínimo interés por la victoria de etapa. Algo que no entiendo porque tanto el trabajo del Quick-Step que trabajaba para Allan Davis, o el Katusha, que lo hacía para Ben Swift y/o Filippo Pozzato, se lo han puesto en bandeja al LPR de Alessandro Petacchi. La escapada estaba a tiro de piedra, y hubiera sido suficiente que los hombres de Petacchi y Di Luca, hubieran dado cuatro relevos bien dados para ofrecer la posibilidad de una nueva victoria a Petacchi, que sin Cavendish a su alrededor, no tiene rival en ese pelotón. Pero incomprensiblemente no lo hicieron. Uno sabe que cuando es superior no conviene serlo excesivamente, y LPR ya tiene en su zurrón tres victorias de etapa más el liderazgo, y seguramente habrán pesando que algún favorcito a los hombres de Gianni Savio no le vendrá mal cuando algún día la cosa se ponga fea, y puedan devolver el favor.

Pero es que en la séptima etapa ha ocurrido algo parecido. Una vez que han sido cazados los cuatro integrantes de la escapada del día, no había más que bajar los 36 kilómetros que conducían hasta la meta. Bastaba con estar atentos en cabeza y no se escapara nadie. Lo más fácil. Pero una vez mas, ni el más mínimo interés por la victoria, algo que no sé como lo digiere un campeón como Petacchi, que parece estar regalando victorias de etapa a todo el mundo. Pero esto es el Giro y los regalos se hacen, o se deberían hacer, en los criteriums.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *