Un halo de esperanza

El Giro de Italia no ha terminado. Aún hay cosas que disputar. Incluso la victoria. Todo hace indicar que Denis Menchov será el tercer ruso en ganar la carrera rosa, pero los optimistas ha visto un halo de esperanza. El ruso aún no ha sufrido el día malo que suele padecer en todas las grandes vueltas, y es probable que este año no lo haga, porque ha madurado en todos los aspectos. Pero nada es seguro, ni para el líder, como se ha visto en los últimos metros del Blockhaus.

Sorprendentemente Menchov no ha podido seguir la rueda de Di Luca y Garzelli. Poco ha perdido en meta, pero Di Luca, más que un hueco de cinco segundos ha abierto la puerta de la esperanza. Se ha visto que Menchov no es imbatible, que sigue teniendo alguna fragilidad. Pero hay que buscarlo con ahínco. Si no será en balde. La última oportunidad que tienen Di Luca y el resto de adversarios (no muchos) será la del viernes, en el Vesubio. Pero quién quiera sepultar al ruso, deberá tener la misma actividad violenta que tuvo el famoso volcán el 24 de agosto del año 79 cuando enterró las ciudades de Pompeya y Herculano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *