Cuidado con la Dauphiné Liberé

Según la leyenda popular la gente piensa que para hacer un gran Tour de Francia, es imprescindible estar a buen nivel en la Dauphiné Liberé. Pero los datos demuestran lo contrario, y son irrefutables. En los 61 años de historia de la carrera sólo diez corredores han sido capaces de repetir victoria. Los últimos casos son Lance Armstrong en 2003 y 2002; Miguel Indurain en 1995; y Bernard Hinault en 1981.

Es cierto que a un mes vista de la cita más importante de la temporada es importante estar a un nivel aceptable, pero no al cien por cien como piensa la gente. De hecho si repasamos las declaraciones de los corredores que aspiran a ganar el Tour de Francia, la mayoría declaran de que la Dauphiné Liberé es un test importante para examinar su estado de forma y su nivel con respecto a sus adversarios, pero no un objetivo primordial. Y es mejor que sea así. Los datos no engañan. Para empezar por el año pasado, el vencedor de la Dauphiné, Alejandro Valverde, fue noveno en el Tour. En cambio, Carlos Sastre que ganó la ronda francesa, ocupó un discreto vigésimo puesto en la Dauphiné. En 2007, Christophe Moreau, ganador de la Dauphiné comenzó de forma espléndida el Tour pero bajó hasta el puesto 37ª en la clasificación final. En cambio, Alberto Contador, que fue sexto en la Dauphiné ganó el Tour un mes más tarde. Levi Leipheimer que ganó la Dauphiné en 2006, ocupó el puesto 13 en el Tour, y Pereriro hizo lo contrario; ocupó el puesto 14º en la Dauphiné y ganó el Tour de Francia. Incluso los corredores más grandes de los últimos años se dieron cuenta que estar en su mejor nivel en la Dauphiné no era conveniente para ganar el Tour. Antes hemos apuntado que Armstrong ganó ambas pruebas den 2003 y 2002, pero en los años 2004 y 2005 no estuvo tan pletórico en la Dauphine donde en ambas ocasiones ocupó el puesto 4º. El propio Miguel Indurain que ganó las dos carreras en 1995, tuvo que hincar la rodilla un año después en el Tour después de haber ganado de forma magistral la Dauphiné.

Por todo ello, hay que tener mucho cuidado con la Dauphiné Liberé. Es importante estar a un buen nivel, pero no conviene estar al mejor nivel. De lo contrario, el Tour se lo hará pagar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *