Coser y cantar

Si no ocurre nada extraño, y hay muy pocas probabilidades para ello, Fabian Cancellara ganará la Vuelta a Suiza. Su retraso en la General sobre el líder Tadej Valjavec es mínimo, tan sólo cuatro segundos, y su diferencia en la contrarreloj con respecto al resto es abismal. Su carrera en la última contrarreloj será un paseo triunfal en su Berna natal.

No hay nada que reprochar a su posible victoria. Lo hará porque ha sido el mejor. Sobre todo en la contrarreloj, dónde no ha tenido más mérito que rendir a su nivel. Llama más la atención su nivel en montaña. Nunca ha rendido con tanta brillantez. Ha estado entrenando en los Alpes, donde se ha acostumbrado a altas cadencias con desarrollos cortos, a esfuerzos prolongados. Se nota. Pero también se notan otras cosas. Por ejemplo la motivación con la que ha afrontado la segunda parte de la temporada, tras los problemas físicos en los primeros meses de la misma. Y también se nota que la Vuelta a Suiza no tiene la misma dureza que en anteriores ocasiones. Los suizos tienen fama de gente seria, pero en esta ocasión han hecho un ejercicio de humor con el recorrido. Ninguno de los finales en alto ha tenido la categoría que figuraba en el libro de ruta. Por ello, los escaladores apenas han tenido ocasión de crearle problemas a un Cancellara, todo hay que decirlo, pletórico. Ganó la primera crono y ganará la última. Habrá sido como coser y cantar.

Dijo Riis que algún día Cancellara ganaría un Tour, o que estaba capacitado para ello. Algunos, los más respetuosos, se echaron a reír. Otros, la mayoría, rompió a carcajadas. No creo que acierte en su pronóstico, pero también todo el mundo se hubiera reído si alguien hubiera aventurado que Miguel Indurain ganaría no cinco sino un sólo Tour. Pero nadie lo hizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *