Mark Cavendish no tiene rival

Si las cosas siguen así en el esprint, y no parece que vayan a cambiar mucho en cierto tiempo, a Mark Cavendish le pude ocurrir lo mismo que a Alfredo Binda, considerado el primer gran corredor del ciclismo.
Binda nada tenía que ver con Cavendish. El italiano era sobre todo escalador, todo lo contrario que el británico. Pero se parecen en una cosa, sus dominios, cada uno en su terreno, son arrolladores. Tal fue el caso de Alfredo Binda que en tras sus victorias absolutas en los Giros de 1925, 1927, 1928 y 1929, y viendo que el interés por la carrera estaba decayendo, los organizadores le ofrecieron dinero por no participar en el Giro de 1930. No lo hizo. Se fue al Tour de Francia y ganó dos etapas. En el Giro aún ostenta records que parecen imposibles de igualar. Es el corredor que más etapas ha ganado en una sola deción (12 sobre 14 en 1927), el que más ha rodado de líder (41 etapas) y quién más etapas consecutivas ha ganado (ocho).

Con Cavendish, y si estuviéramos en la misma época, podría ocurrir lo mismo. Cierto que el Tour no ha hecho más que echar a andar, pero es que su superioridad en la llegada de Brignoles fue tal que el resto de esprinter deben de tener pocas ganar de volver a enfrentarse a él. Más de uno tiene que sentirse ridículo. Y alguno acomplejado.

Entre él y el resto ayer cabían 10 corredores. Hay una diferencia abismal. Y nadie tiene la solución al problema, porque ahora además se seguir esprintando a la velocidad de la luz, su repertorio también cuenta con la resistencia para realizar esfuerzos largos sin que nadie inquiete su privilegiada posición. Todo eso bañado en una borrachera de euforia que se acrecienta en cada victoria y un equipo que lo arropa sin ningún tipo de fisuras, lo convierte en imbatible.

Cavendish esprinta con tanta violencia y, a la vez con tanta elegancia, que el espectador pierde la referencia del resto. Solo existe él. Y detrás el mundo del esprint, loco y perturbado, impotente y anestesiado ante tanta superioridad. Una imagen que se repetirá en más de una ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *