Alberto Contador es el líder

Aunque no todas algunas de la incógnitas de este Tour han quedado despejadas en la séptima etapa. La primera y más importante es que Alberto Contador tendrá total libertad de movimientos y lo único que limitará su comportamiento serán sus propias fuerzas, no las órdenes que le puedan venir de más arriba. Hoy se ha visto con claridad que su actuación es la de un auténtico líder, que no se someterá ni a las ansías de victoria de Lance Armstrong.

Y además, creo, como creía antes pero ahora con más argumentos, que Contador es la apuesta más segura. Sólo él ha sido capaz de distanciarse del resto de favoritos que han entrado en rebaño en la meta de Arcalis. Además, la cara de Lance Armstrong ha sido todo un poema en la llegada. Ha llegado asfixiado, nada que ver con la cara de Alberto Contador, que ha entrado satisfecho más que por la diferencia conseguida, que también tiene su mérito, por el golpe de poder que ha demostrado. Un corredor, por mucho que se llame Lance Armstrong, que llega tan obligado no es capaz de atacar, bastante tiene con aguantar, que también tiene su mérito, y más en el caso del estadounidense. Que nadie entienda está opinión como una crítica a Armstrong, porque creo que nadie está dándole el mérito que tiene, y más que cualquier crítica no se merece más que elogios por todo lo que están dando al Tour y al ciclismo en general.

Sin embargo, creo que el auténtico líder del Astana es Alberto Contador, pero la pena es que tendrá que esperar hasta la llegada de Verbier para volver a ratificarlo, porque creo que hasta entonces la clasificación general no sufrirá ningún cambio de consideración. El Astana tiene tanta superioridad que podrá controlar con suficiencia cualquier contratiempo que puede ocurrir.