Cambio de generación

Una de las mejores noticias de este Tour, además de no darse, de momento, ningún escándalo por dopage, ha sido el nivel exhibido por los corredores jóvenes. Sin duda el futuro de este deporte. Exceptuando el año 2007, en donde Alberto Contador además de ganar la General final se hizo con el premio al mejor joven, los corredores más jóvenes han tenido muchos problemas para clasificarse entre los diez primeros de la general. El año pasado Andy Schleck se clasificó en 12º posición, puesto que ocuparon Damiano Cunego y Yaroslav Popovych en 2006 y 2005 respectivamente. Vladimir Karpets fue 13º en 2004, Denis Menchov 11º en 2003, al igual que Iván Basso en 2002.

Este año en cambio, el nivel de los jóvenes ha sido más prometedor. Andy Schleck se ha clasificado en segunda posición y ha acreditado nivel suficiente para incluirle en las quinielas en los próximos años. Vincenzo Nibali, séptimo, por fin ha hecho buenos los pronósticos que le aseguraban un buen futuro como hombre de tres semanas, y Roman Kreuziger, noveno, ha superado un peldaño más en su camino hacía lo que algún día podría ser el podium de cualquier carrera grande. Y aunque finalmente haya caído hasta el puesto 36º el alemán Tony Martin ha realizado un Tour de Francia que nadie puede pasar por alto. Hasta la llegada de Vervier se mantuvo firme en la primera posición de los corredores jóvenes y pese a que luego su rendimiento tuvo un bajón lógico a punto estuvo de robarle la cartera a Juanma Garate en el Mont Ventoux. No hay que olvidar que este año ha corrido y disputado muchas carreras. Desde el mes de febrero ha mantenido una regularidad que no es habitual en un corredor de su edad, y no precisamente en carreras de poco nivel. Ganó las cronos de la Vuelta a Baviera y el Criterium Internacional. Fue 7º en Algarve, 8º en Romandía y 2º en la Vuelta a Suiza, en donde ganó la etapa en alto de Crans-Montana. Sin olvidar su puestos de honor en etapas de la París-Niza y el Campeonato de Alemania.

Pese a que no haya estado en el Tour de Francia, también danés del Saxo Bank Jacob Fuglsang merece una mención especial. Todo el mundo se habrá fijado que el ganador de la Vuelta a Dinamarca 2008, se ha impuesto en la Vuelta a Eslovenía de este año, pero pese a no ganar, tampoco se pueden menospreciar sus puestos en la Dauphiné Liberé, sobre todo, y en la Vuelta Cataluña, carreras ambas de preparación y examen para muchos corredores que luego destacan en el Tour de Francia. El joven danés, de 24 años, fue 5º en las dos etapas de montaña de la Dauphiné Liberé y 8º en la etapa reina de la prueba catalana. En ambas carreras obtuvo un más que meritorio 6º puesto. Sin duda habrá que seguirle la pista a este corredor que debutará en la Vuelta a España de 2009.

Aún les queda camino por recorrer para llegar a lo más alto, allá donde aún se encuentran corredores más veteranos que ellos, pero la nueva generación está llamando a la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *