¿Una nueva exhibición de Fabian Cancellera?

Se acierte o no, seguramente el pronostico más claro de esta Vuelta a España sea el de la primera etapa. Cualquiera que haya seguido mínimamente el ciclismo en los últimos años sabe que en un recorrido llano de 4,8 kilómetros Fabian Cancellara no tiene rivales. Y menos aún si se trata de un recorrido en el que los únicos argumentos son la potencia absoluta y la aerodinámica. Así lo ha demostrado en numerosas ocasiones. En tres ocasiones en el Tour de Francia y en cualquier otra carrera que se precie. Algún pesimista podrá argumentar que en el Tour de Romandía de este año se clasificó en un nefasto (para él) undécimo puesto en una crono de tres kilómetros, pero creo que nadie reconocía a Cancellara por aquella época en la que salía como buenamente podía de lesiones y enfermedades varias. Desconozco si está a tope o no, seguramente no lo este, pero incluso sin estarlo es capaz de ganar a nada que tenga algo de motivación.

Por supuesto que no hay que menospreciar a otros corredores. Frantisek Rabon es un corredor que hay que incluir en los pronósticos. No es un corredor con un gran nombre, pero en la mencionada prólogo del Tour de Romandía fue el mejor, al igual que en la crono de la Vuelta a Murcia.

David Millar lleva dos años sin ganar una prueba de este tipo (y cualquier otra). La última victoria la logró en la prólogo de la Paris-Niza de 2007, pero conviene tenerlo en cuenta. Que tampoco se extrañe nadie si gana Tyler Farrar, eufórico después de ganar tres etapas en el Tour del Benelux y ser segundo en el prólogo superado tan sólo por Sylvain Chavanel.

Posiblemente Cadel Evans no será el ganador, pero querrá dejar claro cuales son sus intenciones en este Vuelta y no dejará de aprovechar ninguna posibilidad, por pequeña que sea esta, para comenzar a aventajar a sus rivales, algunos de ellos mejores escaladores que él.

Y cuidado con Lars Boom. No sólo porque tendrá una motivación extra por aquello de disputar la primera etapa en su territorio, sino por su juventud (23 años) y su explosividad por ser especialista de cyclo-cross lo convierten en una apuesta, aunque, arriesgada, no falto de argumentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *