Holanda, pasión por la bicicleta

Desconozco si la organización de la Vuelta a España tiene pensado repetir la experiencia de este año de salir de un país extranjero. Pero viendo el éxito de público que está teniendo la carrera en tierras holandesas no parece una mala idea, siempre y cuando se trate de un país con tanto arraigo para la bicicleta como Holanda.

Los Paises Bajos serán seguramente uno de los pocos países del mundo en tener más bicicletas de habitantes. Niños, adolescentes, ancianos, obreros y ejecutivos ruedan por igual por cualquiera de las calles de las ciudades holandesas. Es parte de la cultura. Y eso se nota también en la competición.

Al arranque que tuvo la carrera en Assen, acudieron 50.000 aficionados. Se dice fácil. Y estos dos últimos días han sido numerosos los que lo han hecho a pie de carretera. No esperan precisamente la victoria de uno de sus compatriotas, porque aunque el Raboban cuente con una excelente cantera llevan mucho tiempo sin contar con corredores de garantía para imponerse en las pruebas más importantes del calendario. Holanda ha contado siempre con grandes rodadores y esprinters, pero hoy en día no cuenta con nadie con garantías para imponerse en grandes pruebas de ese tipo.

También han tenido brillantes escaladores. Los aficionados aún recordarán a Peter Winnen, Hennie Kuiper, Steven Rooks, Gert-Jan Theunisse y como no a Joop Zoetemelk, ganadores todos en la cima de Alpe D’Huez y llamada por ello el puerto de los holandeses. También han tenido ganadores del Tour, Joop Zoetemelk lo hizo en 1980, pero llevan 29 años sin repetir semejante hazaña.

Pero Holanda sigue sintiendo pasión por el ciclismo y la bicicleta. Algo que desgraciadamente no ocurrirá cuando la Vuelta abandone aquel país y entre en su territorio natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *