Profesionalidad

La Vuelta a España está acabando con su primera fase. Las etapas de Holanda y de Bélgica han dado paso a las primeras dentro ya de la península. Eso sí, tras la victoria de Cancelara en el prólogo, vivimos continuas llegadas para hombres rapidos. El desgaste no perdona, y las épocas pasan sin perdonar a nadie. Los cipollini, Zabel… dieron paso a los Petacchi, Hushovd… Ahora ya contamos con Cavendish, pero su ausencia nos deja sin un claro aspirante a las victorias de etapa.

Es cierto que Ton Boonen podría ser el máximo favorito al triunfo, pero no parece estar atravesando su mejor momento deportivo. Freire podría ser un hombre de peso, pero el cantabro, tampoco está realizando su mejor temporada. Así pues, nos encontramos con ganadores poco habituales en citas tan importantes. Greipel, Ciolec y Henderson son grandes esprinters, que ya habían demostrado saber ganar, pero que en carreras de tres semanas casi eran unos desconocidos para el gran público.

Lo mejor del tema es que casi todos los días ha habido algún repecho, alguna dificultad que ponía en peligro una llegada masiva. Sin embargo, en todas la ocasiones los equipos han trabajado pera sus llegadores, confiando en que sus hombres serían capaces de llegar en condiciones de afrontar el esprint con garantias. Y cuando hablo de profesionalidad quiero decir que esos equipos que han apostado por sus corredores. Han reconocido previamente los últimos Kilómetros de las etapas, y sabedores de las opciones de sus corredores, han mantenido la idea de trabajar la llegada. Es el mínimo que tiene que hacer el equipo y el esprinter, y dicho así sería de estrañar que ese trabajo no fuera realizado, pero no sería la primera vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *