Mark Cavendish, por fin

Si no hubiéramos conocido los problemas bucales que ha padecido Mark Cavendish en el mes de enero, nadie hubiera sido capaz de reconocer al esprinter más rápido de la actualidad. Hasta el momento ha estado desconocido. Nunca ha sido ni será ni buen ni un mediocre escalador, pero cuando la situación lo requería salvaba con solvencia ciertas dificultades. Este año se quedaba en un puente. Pero lo que es peor, ni tan siquiera se asomaba a la velocidad del año pasado. El rayo estaba apagado.

Pero no hay mal que cien años dure. En la Milán-San Remo por lo menos fue capaz de hacer sufrir a su cuerpo, primer síntoma de recuperación. Ayer en la crono se clasificó en séptima posición. Es una buena distancia para los esprinters, acostumbrados a esfuerzos intensísimos, pero no todos son capaces de realizar esas actuaciones. Hoy ha ganado su primera carrera del año. Ya ha vuelto a la senda de la victoria.

Viendo el plantel de esprinters que hay en la Vuelta a Cataluña no se pueden echar las campanas al vuelo, pero recuperado su golpe de pedal, la confianza asegurada, y la garantía que le ofrece su equipo se puede decir que ha sido el comienzo de otro año extraordinario.

“Página de la Vuelta a Cataluña”:http://www.voltacatalunya.cat/