La crono de sus vidas

Eufórico por la victoria de la víspera en el Morredero, y motivado por mantener el liderato, Igor Antón ha sido tercero en la crono de Ponferrada, el mejor puesto jamás logrado en una prueba de ese tipo. Sin duda ha realizado la crono de su vida. Sin embargo no ha sido suficiente para mantener el liderato, que pasa a manos de Alberto Contador, vencedor de la etapa y, a falta de la última etapa, de la vuelta. Su rendimiento en Ponferrada no tiene precedentes. Tan brillante en montaña como nefasto en las cronos, Anton jamás ha estado entre los primeros en las cronos, salvo alguna rara excepción.

Pero si repasamos la historia, podemos encontrar algunas semejanzas con corredores de su mismas características, escaladores, se entiende. Marco Pantani es un ejemplo muy claro. El italiano ha sido uno de los mejores escaladores de la historia, y también uno de los peores contra el crono. No era extraño que aquellos especialistas que se las tenían que ver luego con el en la generales de las grandes vueltas le sacaran más de 3-4 minutos en las cronos largas. Sin embargo, en el Tour del 1998, aquél que ganó, fue tercero en la última crono.

Gilberto Simoni también tiene algún ejemplo destacable. Aunque, en general sus actuaciones no hayan sido tan desastrosas en la lucha contra el reloj, tampoco era habitual verle por delante de auténticos especialistas que incluso fueron Campeones del Mundo. Ese caso ocurrió en el Giro de 2001, donde en la crono entre Sirmione y Salo (55,5 kilómetros) se clasificó en segunda posición por delante justo de Abraham Olano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *