Juego estratégico

Difícilmente podremos presenciar en la Lige-Bastogne-Liege de este año una exhibición del calibre del año pasado. Andy Schleck se salió, y mucho. Ofreció un espectáculo a la altura de su compañero Fabián Cancellara en el Tour de Flandes y la París-Roubaix de este año. Al margen de la distancia recorrida en solitario, los dos ningunearon a sus adversarios. Este año no parece que nadie pueda marcar tantas diferencias, aunque el año pasado también lo de Andy Schleck fue inesperado.

En vista de lo ocurrido en la Amstel Gold Race y en la Flecha Walona parece que la nota predominante será la igualdad, lo cual hace que el juego estratégico recobre una importancia vital. En la mayoría de las ocasiones de los años anteriores la carrera se ha decidido entre el grupo que deja en cabeza la Cota San Nicolas, situada a tan sólo 6 kilómetros para la meta. Y este año parece que el grupo puede ser numeroso. Allí deben estar Andy y Frank Scheck, Alberto Contador y Alexandre Vinokourov (ganador del Trentino), Joaquín Rodriguez y probablemente Sergei Ivanov y Alexandre Kolobnev, Valverde y Luis León Sánchez, Gesink y quizás Menchov, Kreuziger y Nibali. El hecho de contar con dos o más miembros en un grupo tan selecto ofrece ventajas sobre aquellos que no los tendrán, casos de Cadel Evans, Philippe Gilbert, Damiano Cunego, o Igor Anton. Pero alguno de estos cuenta con la ventaja de la experiencia que atesoran y la forma física de la que gozan. Cadel Evans prentende ganar la carrera con el maillot arco iris, logro que realizó por última vez Moreno Argentin en 1987. Y Philippe Gilbert intentará saciar la sequía de victorias de los corredores belgas en esta carrera ya que llevan once años sin ganar. El último fue Frank Vandenbroucke en 1999. Ya es hora de que los belgas dejen las cosas en su sito en la carrera más veterana de todas las grandes.

“Página oficial de la Liege”:http://www.letour.fr/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *