Los cachorros de Armstrong

Seguramente no trascenderá al gran público porque el Tour de Gila que se ha celebrado esta pasada semana en Nuevo México, Estados Unidos, es una carrera nacional en la que Lance Armstrong y sus compañeros del Radioshack han tenido que participar bajo el nombre de Melloow Johnny porque su verdadero equipo pertenece al Pro Tour. Por cierto, la carrera ha sido ganada por Levi Leipheimer, que no es noticia pero si lo son otros resultados.

Hubo una contrarreloj que como todas dejó notas destacables. La primera que Lance Armstrong sigue muy lejos de sus mejores actuaciones en las que funcionaba como una apisonadora. Jamás volverá a ese nivel. Es normal pero ya no se puede tener más paciencia. Por mucho test que haga en el túnel del viento y mucho entrenamiento específico en Hawaii, las cronos se le siguen atragantando. Cierto es que el hecho de haber estado concentrado en altitud (Aspen, Colorado) realizando entrenamientos de extrema dureza le habrán provocado un cansancio general del que probablemente aún no se haya recuperado, pero perder un minuto 50 segundos ante el ganador en una crono de 27 kilómetros es excesivo para cualquiera que quiera ganar el Tour aunque se llame Armstrong. Una curiosidad: Floyd Landis se clasificó un puesto por detrás de él a sólo un segundo. De lo que se puede deducir que proporcionalmente Landis está mejor que Armstrong.

Pero el tema que quería tratar hoy era, sobre todo, el de los jóvenes que han destacado en el Tour de Gila. El niño de 21 que ganó la crono y le sacó 14 segundos a todo un Levi Leipheimer, 26 a David Zabriskie, 52 a Tom Danielson y casi dos minutos a Lance Armstrong, se llama Jesse Sergent, neozelandés del Trek-Livistrong, equipo que patrocina el propio Lance Armstrong. Pero no sólo es eso. Otros dos cachorros de ese equipo, el ingles Alex Dowset (también 21 años) y Julian Kyer, estadounidense de 21 años, se clasificaron por delante de Armstrong. Y la joya del equipo, Taylor Phinney, 19 años, y que al día siguiente ganó una etapa, en el mismo tiempo que el Boss.

Está claro que Armstrong está dando sus últimas pedaladas, parece poco probable que vaya a continuar en 2011, pero es seguro que está preparando el relevo con mucho mimo. No hay más que ver la manada que ha reunido bajo su patrocinio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *