Caso Alejandro Valverde, tarde y mal

Alejandro Valverde no podrá correr hasta el 2012. No sé si ésta u otra sanción pero se esperaba un castigo. Era lógico si de verdad se contaba con las evidencias que se decía. Se han confirmado. Una de las bolsas de sangre encontrada en la Operación Puerto pertenecía a Alejandro Valverde. La prueba de ADN, por lo visto, no deja lugar a dudas. Esa bolsa contenía EPO, por tanto la infracción es evidente, y merece el castigo que le corresponde. Pero, ¿cual?.

No estoy ni a favor ni en contra de Alejandro Valverde, ni de ningún otro corredor. Soy partidario de cumplir la normativa pero creo que en este caso se han cometido muchas, demasiadas, irregularidades, y no sólo la que en su día, según ha quedado probado, cometió el ciclista. Por tanto, no creo que el castigo que le han impuesto sea justo. Seguramente en ningún caso se hubiera podido hacer justicia, porque la Operación Puerto ha sido un desastre desde el comienzo. Una vergüenza para cualquier país que se tenga por digno. La Federación Española de Ciclismo y el Consejo Superior de Deportes han mirado para otro lado y han intentado tapar este marrón bajo sus alfombras haciendo caso omiso de abrir un expediente a Valverde, lo cual, si es que no se han enterado los responsables del deporte español, quiere decir que se investigue el caso. No lo hicieron a tiempo, y ahora, cuando Valverde está compitiendo con todas las de la ley (no hay datos objetivos en contra) le llega está sanción.

Cierto que cometida la infracción, Valverde merecía un castigo y la UCI y la AMA, creo que con bastante buen criterio pidieron la descalificación de todos las victorias y competiciones en la que supuestamente Valverde compitió sin cumplir la normativa antidoping, o sea, desde 2004. Pero no, según el TAS no existe ninguna evidencia en que las victorias del murciano hayan sido logradas bajo los beneficios del doping, y por ello la sanción se la imponen desde el 1 de Enero de 2010 hasta la misma fecha del 2012. Si todos las personas y estamentos involucrados en este caso hubieran sido juzgadas con la misma severidad Valverde no hubiera sido la única víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *