Sin justificación

Ayer no escribí nada en el blog, y menos mal. Hubiera pronosticado una victoria segura de Fabián Cancellara y liderato para Nibali con amplia ventaja sobre Ezequiel Mosquera y Joaquín Rodríguez. También quería apuntar que una vez más, y pese a que esta vuelta ha contado con seis finales en alto, sería la crono el juez que dictaría sentencia. Casi nada se ha cumplido. Fabián Cancellara ha realizado una desastrosa crono, seguramente una de las peores de su vida, sino la peor. Y Nibali tampoco ha estado ni a su altura ni a la altura de las circunstancias.

Todo tiene una razón, pero encontrarla nunca es fácil. Por tanto no pienso estrujar la única neurona medio sana que me queda para justificar lo ocurrido en la crono de hoy. Es incomprensible. Sobre todo la actuación del campeón Suizo. No soy partidario de airear este tipo de noticias de la vida privada de nadie, pero a Cancellara le ha podido afectar los segundos sectores que lleva disputando en esta vuelta al estilo de sus dos compañeros de equipo expulsados por su director. O si no, el test que ha realizado de cara al Campeonato del Mundo sólo ha durado 30 kilómetros y no los 46 que consistía la etapa. Hasta el kilómetro 31 ha sido el mejor; a partir de allí el peor. Menchov le ha sacado casi 4 segundos por kilómetro. Un mundo.

No sé si al final la vuelta la ganará Nibali, pero hoy ha perdido una oportunidad única para sentenciarla. El pinchazo no es justificación para la crono que ha realizado. Parece que “el tiburón” está yendo a menos. En la montaña tiene cada vez más problemas para seguir a los mejores escaladores, y la crono ha corroborado su caída libre.

En la clasificación General Nibali tiene una ventaja de 38 segundos sobre Ezequiel Mosquera. Haría falta una bola de cristal para conocer al ganador final, pero al no haberla, ser la Bola del Mundo la que lo determine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *