Expectación sin descanso

Presentada la 51. Vuelta al País Vasco, más que dura diría que es una vuelta que no ofrece descanso. Quien quiera ganarla deberá lucharla todos y cada uno de los días. No es un simple dicho, este año será una realidad, porque a excepción de la etapa de Murgia y la de línea en Zalla, el resto son lo suficientemente importantes para tenerlas muy en cuenta. Todos los días existe la posibilidad de arañar unos pocos segundos. No muchos, pero eso provocará que nadie pueda confiar plenamente en la crono de Zalla.

Con otro tipo de recorrido los 24 kilómetros que darán carpetazo a esta edición serían suficientes para dictar sentencia. Como en la París-Niza de este año, en la que Tony Martin ganó la crono y la vuelta. Pero pronostico que País Vasco será diferente. Es probable que quien gane la crono pueda llevarse también la general, pero nadie, ni el mayor especialista, debería depositar todas las opciones en esa circunstancia.

En la primera etapa, con la Antigua (rampas del 22 %) tan cerca de meta, puede haber unas pequeñas diferencias. En Lekumberri, dónde en 2004 Denis Menchov araño 13 segundos y se puso líder, bien se podrían dar otros cuantos segundos, y no digamos en Arrate, donde el año pasado entre el primero (Samuel Sánchez) y el quinto clasificado, Beñat Intxausti, hubo 33 segundos, la misma que se dio un año antes entre Alberto Contador (ganador) y Robert Gesink, sexto clasificado y uno de los aspirantes en esta edición.

Aunque son las cuentas de la lechera, no sería extraño que entre el mejor escalador y el mejor especialista contra el crono hubiera alrededor de un minuto de diferencia antes de la cita decisiva de la crono. Esa diferencia puede ser mucho o poco, porque Alberto Contador logró meter más de un minuto a todos los escaladores en 2009 en el mismo recorrido. Pero este año no habrá nadie como Contador, alguien capaz de ganar en Arrate y en la crono de Zalla. Por todo ello esta edición se presenta con la incertidumbre necesaria para ser una carrera tremendamente atractiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *