Sin sorpresas

El Giro de Italia de la unificación del país ha salido de Turín sin sorpresas mayúsculas. Es una buena noticia, porque no sería positivo que ningún favorito comenzara con déficit de tiempo a las primeras de cambio. Todo ha transcurrido con normalidad.

Ha ganado el HTC de Cavendish y Pinotti, primer líder de la carrera. Nada nuevo. También lo hicieron en 2009 en una distancia idéntica. Entre los favoritos Vicenzo Níbali ha sido el mejor, también según lo previsto porque el Liquigas acostumbra a desenvolverse a la perfección en este tipo de pruebas. Es una de esas circunstancias que no es fácil explicar porque no cuentan con un gran número de especialistas contra el crono, pero en grupo lo adornan incluso con victorias como ocurrió el año pasado y en 2007. Eso sí, tampoco esta Nibali para echar campanas al vuelo porque no ha sacado ventajas importantes, que es otra previsión que se ha cumplido. Ha aventajado en 2 segundos a Michele Scarponi; 8 a Alberto Contador; 28 a Roman Kreuziger, 31 a Menchov, 42 a Joaquín Rodríguez y 51 a Igor Antón, el más flojo, como es costumbre en su equipo.

Lo de Euskaltel también llama la atención. Es justo lo contrario al Liquigas. Sus corredores no son para nada especialistas, pero analizándolos uno por uno tampoco se puede decir que estén por debajo del Androni o Colnago, y en cambio sus resultados son netamente inferiores. Yo creo que salen derrotados de antemano, y así, es imposible dar el nivel que se tiene. De todas formas la lectura que deben hacer que estas diferencias no son, para nada, preocupantes. Podría haber sido peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *