Erupción de Alberto Contador

El Etna ha entrado en erupción. Lo ha provocado un ciclista llamado Alberto Contador, un ser que al igual que los volcanes es algo extraordinario. Un regalo de la naturaleza y con una capacidad similar al lugar donde hoy llegaba la carrera. Se ha mantenido en calma hasta que ha decidido que ha llegado su momento y ha provocado algo parecido a lo que ha causado el Etna en sus erupciones más efusivas. Ha destruido todo lo que tenía alrededor sin dejar rastro de lo que existía anteriormente.

Antes de llegar al Etna, todo se reducía a conjeturas hechas con mejor o peor acierto, a interpretaciones de lo poco que se había visto, y aquí habíamos declarado que había un empate técnico. Eso pertenece al pasado. Desde hoy sólo existe Contador. No puede haber otro ganador que no sea el de Saxo Bank. Además de dar una exhibición, ha demolido psicológicamente a todos sus adversarios, sin excepción. Su ventaja con respecto a cualquiera de ellos es sideral. Nadie tiene opción de solucionar la fisura que ha abierto. Nadie lo cree. Cualquier declaración en contra sería una gesto para la galería.

Contador lo tiene todo a favor. Lo más importante su fortaleza. Luego el recorrido. Y podríamos seguir con la situación, la experiencia y su dominio de la crono. Está en otra dimensión. No hay recorrido ni adversario que pueda con él. Será el ganador del Giro y de todo de lo que se plantee en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *