¿Qué le pasa a Iván Basso?

Ahora que los nombres y hombres que serán protagonistas en el Tour de Francia ha salido a la palestra en la Dauphiné Liberé y en la Vuelta a Suiza, se echa en falta a un hombre que teóricamente debería haber sido protagonista: Iván Basso. No seré yo quien critique ahora que el hecho de no andar fino en la Dauphiné Liberé sea un problema de cara al Tour de Francia porque me he hartado a decir que andar demasiado bien en la Dauphiné no es bueno de cara al Tour. Ahí están las estadísticas, para corroborarlo. La mayoría de los corredores que han estado a tope en la Dauphiné no han aguantado el tipo en el Tour de Francia. Además es lógico, porque no hay hijo de madre que se mantenga dos meses enteros en su mejor nivel.

Sin ir muy lejos, el ganador del año pasado de la Dauphiné, Janez Brajkovic, fue el 43º en el Tour, pero como me diréis que con un sólo ejemplo no es suficiente, y es cierto, también podría apuntar los casos de Valverde, Moreau, Leipheimer, Landaluce, Mayo, Hamilton, Vinokourov…ganadores todos ellos de la Dauphiné y que exceptuando a Valverde en 2008 (fue 9º en el Tour de Francia) ninguno logró clasificarse entre los diez mejores.

Dicho esto me llama poderosamente la atención el bajo nivel que está demostrando Iván Basso durante toda la temporada. En principio todo parecía ir fenomenal. Ganó el G.P de Lugano en febrero, una fecha muy poco habitual para él. En la Tirreno-Adriático se clasificó en 4º posición, pero al poco ya reconoció que su temporada no estaba resultando como esperaba. 7º en Cataluña, cayó hasta el anonimato total en Romandía donde fue 31º. Ahora en la Dauphiné Liberé ha sido el 26º a más de 24 minutos de Bradley Wiggins.

Atendiendo a otros resultados no debería salta la alarma, porque Carlos Sastre ganó el Tour habiendo sido el 20º en la Dauphiné, o Pereiro siendo el 14ª y otros muchos que han pisado el podium de París no estuvieron entre los mejores en la Dauphiné. Pero tratándose de Basso, un corredor extremadamente meticuloso en el entrenamiento y ciclista que acostumbra a no desentonar en ninguna carrera dura, resulta preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *