Entre la clase y la forma

Nada es concluyente en los comienzos de temporada. Ni los buenos resultados ni los malos. Hace falta tiempo para consolidar cualquier idea que se tenga sobre el nivel deportivo de un corredor, y por eso, aunque se tenga una debilidad reconocida por los análisis prematuros, no conviene sacar excesivas conclusiones de estos compases de la temporada.

Dicho esto haré un mini análisis de las primera pedaladas de Alberto Contador. El madrileño acaba de ganar la etapa de montaña de la Vuelta a San Luis. Sin embargo en la crono de 19,5 kilómetros ocupó un discreto sexto puesto a más de un minuto del ganador, su excompañero de equipo Levi Leipheimer, ahora en el Omega Pharma-Quick-Step, que por cierto está arrasando la carrera argentina con dos victorias de Francesco Chicchi al esprint y esta de Leipheimer en la crono.

La victoria en montaña se debió seguramente exclusivamente a su clase, a esa condición extraordinaria que tiene para la escaldada. Sin haberse entrenado específicamente para el comienzo de temporada, su don natural le permite disputar este tipo de etapas hasta con los corredores más en forma del pelotón. Pero la prueba contra el crono es diferente, ahí hay que exprimirse hasta el máximo desde el principio, y en ocasiones no es suficiente con la clase si no va ésta acompañada de una gran forma, a no ser que se cuente con el don natural para ello. Por ejemplo, basándose exclusivamente en la clase, Contador siempre rodará mejor en montaña que en la crono. En cambio Tony Martin o Fabián Cancellara lo harán en la crono porque han nacido para ello.
Además así fue también la temporada pasada. Contador estuvo con los mejores escaladores en la etapa de montaña del Algarve, pero en la crono perdió 45 segundos con respecto a Tony Martin en 17,2 kilómetros.

Pero en honor a la verdad, también hay otros datos sobre su primera carrera de la temporada que demuestran haber estado más afinado en las cronometradas. En la Vuelta al Algarve de 2010 Contador ganó la etapa de Montaña. No lo hizo en la crono que fue para Luis León Sánchez, pero superó claramente a Levi Leipheimer que fue cuerto a nueve segundos de Contador. Y un año antes no ganó la etapa de montaña (lo hizo Tony Colom, que llegó con él), pero si lo hizo en la crono aventajando, por ejemplo, a Tony Martin en 1’04’’ en casi 34 kilómetros.

Repito que son datos que hay que tratarlos con mucho cuidado pues carecen aún de excesiva importancia. A estas alturas de temporada, las prestaciones de los corredores no están para nada igualadas en cuanto a preparación y motivación, y por ello carecemos de suficiente información para concretar nada. Pero mientras tanto, nos dan la posibilidad de cierta diversión siguiendo la progresión de las estrellas del pelotón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *