Un verdadero líder

Hoy ha sido el primer día en el que la propuesta de un equipo se ha visto recompensada por el comportamiento de un verdadero líder. Hasta ahora, ninguno de los teóricos líderes ha sido capaz de corresponder al excelente trabajo de sus compañeros. Los gregarios del Astana y sobre todo del Liquigas han trabajado a destajo durante muchos kilómetros sin que Kreuziger y Basso respectivamente, hicieran lo más mínimo para rematar la faena.

Hoy ha sido diferente. Todo estaba escrito. Joaquín Rodríguez deja su sello en todas aquellas cuestas que superan el 15 % y no tengan más de un kilómetro de longitud. Una vez más ha demostrado que es uno de los mejores, si no el mejor, especialista del mundo en ese tipo de llegadas. Sólo el mejor Philippe Gilbert está a su nivel. Su comportamiento y la de su equipo han sido ejemplares, de auténtico campeón. Lo han controlado todo, hasta el detalle más pequeño. Han hecho y desecho a su gusto, sin esperar nada de nadie. Eso se llama personalidad. Y Joaquín Rodríguez ha estado magistral. Como siempre. Quizás no se encuentre en su mejor momento de forma, y por ello ha sido cauteloso a la hora de atacar, pero cuando lo ha hecho ha sido definitivo.

Con su victoria entra entre los corredores que tienen victorias en las tres grandes vueltas. Cuatro etapas de la Vuelta a España, y una en el Tour y el Giro. Sin duda es el líder más sólido que ha tenido la carrera, el primero de los favoritos en vestir el maillot rosa. Y por qué no el último.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *