Las vueltas de Froome

Chris Froome tiene pinta de buen tío. Es afable en el trato y obediente en su trabajo. No parece tener grandes ambiciones y se da por satisfecho con cumplir con su trabajo, que hasta ahora ha sido la de gregario. Pero creo que empieza a tener un problema; está muy fuerte. Y lo ha visto todo el mundo e incluso no son pocos los que creen que el Sky debería cambiar de decisión y otorgarle a él los mismos galones de Wiggins, no vaya a ser que cometan el mismo error del año pasado en la Vuelta. Riis es uno de los que se ha mostrado partidario de esa opinión.

Yo también creo que es el único capaz de poner en serios aprietos a Wiggins. En montaña parece ir más de prisa, y en la crono no hay una gran diferencia, y seguramente la habrá menos en la última crono, porque cuenta casi más el acabar entero la carrera, que el hecho de ser especialista. Pero tampoco creo que ganaría el Tour. Ese honor creo que será, definitivamente, para Wiggins.

Pero seguro que todas esas cosas descritas están rondando en la cabeza del modesto Froome. Sin duda está viviendo una situación que seguro jamás imaginó. Y ahora resulta que muchos creen que la debe aprovechar. Él no es ajeno a todo lo que le rodea, es imposible. Oirá y leerá todo lo que se está diciendo y escribiendo, su entorno le puede está animando a romper el cascarón y hacer su carrera. Puede ser consciente de que el año pasado perdió una Vuelta a España por obedecer la órdenes de su director, y que ahora le puede ocurrir lo mismo en el Tour. Y que en sus futuros contratos no figurará eso, que sólo cuentan las victorias y no tanto lo que ha trabajado para otros. Seguro que su contrato no se multiplicará tanto como el de Wiggins, si gana el Tour. Y que quizás, jamás se le presente la ocasión de ganar la carrera más importante del mundo y menos en ser el primer inglés en hacerlo.

Froome, seguro que se está debatiendo en una lucha interna entre los impulsos del corazón para que rompa con lo establecido y la cabeza que le ordena que cumpla con su compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *