Wiggins, estilo; Froome potencial

La primera crono del Tour de Francia ha dejado un resultado esperado en cuanto al ganador, y algo de sorpresa, para mí, con respecto a su perseguidor, Froome. Entre los dos sólo ha habido 35 segundos, pero hay un mundo entre ellos.

Sabemos las referencias de los dos en los puntos kilométricos, que demuestran que Wiggins, el ganador, fue más regular. Y que Froome, se desenvolvió mejor en la primera parte, en la más dura, seguramente por su condición de brillante escalador. Pero me gustaría saber otros valores determinantes en sus rendimientos. Creo que el potencial físico que tiene Froome debe ser mejor que el de Wiggins, porque en términos de aerodinámica no hay color. Wiggins es una máquina perfecta, seguramente el corredor con mejor técnica en la crono junto con David Millar. Wiggins no mueve ni un ápice su tronco, ni hacia arriba ni hacía abajo, ni a un lado ni al otro. Ni tan siquiera mueve las caderas, característica de Cancellara. Los brazos van paralelos y muy juntos, la cabeza muy cerca de ellas y jamás se levanta del sillín. Lo único que mueve son sur larguísimas piernas que por la palanca le permiten arrastras grandes desarrollos y a la vez llevan alta la cadencia. Es, desde ese punto de vista, tremendamente perfecto. Años de pista y un meticuloso plan de entrenamiento para mejorar la aerodinámica, pieza clave en las pruebas de persecución en la cual es doble Campeón Olímpico y séxtuple Campeón del Mundo (tres de forma individual y otras tres por equipos).

En cambio Froome debe todo su rendimiento a su enorme potencial. Ese chico debe de tener un consumo máximo de oxigeno brutal, el umbral anaeróbico por los cielos y seguro que además sus músculos tiene una capacidad extraordinaria de transformar la energía que consumen en trabajo mecánico, o sea, un gran capacidad de generar vatios de potencia. Porque lo que es una pedalada elegante, pues no. Su estilo sobre la bicicleta es nefasto. Llevas las piernas semi abiertas, sobre todo la izquierda, los brazos no van muy juntos y los codos sobresalen sobre su cuerpo flaco y estrecho. Y los movimientos del cuerpo y la cabeza parecen responder a un incesante tic nervioso. Hasta los bichos que va atrapando por el camino deben marearse con las turbulencias que crea a su paso. Es, en cuanto a aerodinámica, un cero.

Por eso creo que dada la importancia de ese factor en las cronos rápidas, Froome puede incluso tener más potencial que su compañero Wiggins. Con un estilo más depurado no sería un milagro ganar un segundo por kilómetro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *