Contador vs Froome

Mirando la clasificación cualquiera podría decir, y se ha dicho, que la victoria final se centra en cuatro corredores, en los cuatro primeros de la clasificación: Joaquím Rodríguez, Froome, Contador y Valverde. La diferencia entre todos ellos es algo superior al minuto y viendo el recorrido que queda parece una nimiedad a pesar de la igualdad que existe entre los principales protagonistas. Pero a partir de la crono de hoy creo que la lucha se reducirá a dos, a Froome y Contador. El purito Rodríguez y Valverde quedarán al margen por sus deficiencias en la crono. Eso creo.

A favor del actual líder debo decir que por primera vez en una vuelta grande está jugando a ganador. Su comportamiento así lo indica. Está poniendo en juego todo su arsenal para arañar unos pocos segundos ante sus carencias en la crono, que desgraciadamente le dejarán fuera de juego como le ha ocurrido en no pocas ocasiones. Pero este Joaquím Rodríguez es más líder que el del Giro, que seguramente por falta de fortaleza o inexperiencia no actuó siempre como requería la ocasión. En la Vuelta sí.
Por otra parte Alejandro Valverde me está sorprendiendo gratamente. Lo daba casi por muerto, porque llevaba mucho tiempo sin dar señales del corredor que fue, pero sus dos victorias de etapa y, sobre todo, su actitud lo han llevado, de nuevo, a lo más alto de la pirámide ciclista. Sin embargo, creo que tanto la crono, así como todo el peso de la temporada que está llevando se le vendrán encima antes de finalizar la carrera.

Al igual que Valverde, Froome viene de disputar, y de qué manera, el Tour de Francia, a priori un gran handicap. Pero si esta temporada algo nos ha enseñado es que los cambios que se han dado en el conocimiento de los misterios de la fisiología, y consecuentemente, en la preparación física, hay corredores que se pueden permitir el lujo de mantenerse casi al máximo de su fortaleza durante mucho tiempo. Bradley Wiggins es el ejemplo más claro. Dado que Froome entrena bajo las órdenes del mismo entrenador, el australiano Tim Kerrison, y bajo el método de la periodización inversa (trabajar la fuerza y la velocidad desde el principio del año), es probable que el británico se pueda mantener al máximo durante toda la carrera lo cual que sería un gran problema para cualquiera que quiera ganar la carrera.

Ese hombre, en mi opinión, debe ser Alberto Contador. Reconozco que mis propios pronósticos me llevaban a creer en una victoria holgada del corredor madrileño, pero la realidad es muy distinta. Contador llevaba seis meses sin competir, situación que ya ha vivido, por otros motivos, en más de una ocasión. Pero hay una diferencia. En un par de ocasiones que ha hecho eso, volvía a la competición a principios de año, época en la que a la mayoría de la gente le falta un punto para estar en su plenitud. En ésta ocasión, su vuelta ha sido cuando el resto de sus adversarios están muy rodados, y eso lo ha notado. También creo que las subidas que ha habido hasta ahora, y la corta distancia de las etapas, le han impedido enseñar lo que creo que mostrará en los puertos de Asturias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *