Mathieu Van der Poel, otro prodigio

En el deporte no conviene echar las campanas al vuelo. Y menos en edades tempranas. El ciclismo está lleno de casos precoces que nunca llegaron a ser gran cosa, ni tan siquiera profesionales. Comenzando por los corredores del Este, se podría enumerar una larga lista de Campeones del Mundo que no llegaron a cumplir con las expectativas suscitadas en categorías inferiores. Sólo casos excepcionales logran llevar a cabo una progresión lineal.

En estos momentos no me atrevo a pronosticar nada, pero cuando menos, deberíamos seguir muy de cerca a un corredor holandés de categoría Junior que está causando estragos allí por donde pasa. Lleva un apellido de prestigio, y un pedigrí muy acreditado. Se trata de Mathieu Van der Poel. Es nieto de Raymond Poulidor e hijo de Adrie Van der Poel.

Ya en la temporada pasada se proclamó Campeón del Mundo de cyclo-cross. Este año, ha repetido el título de Campeón de Europa y si un golpe de mala suerte no lo impide se llevará el titulo mundial de calle. No hay nadie que lo pueda parar. Un dato, en la última carrera de la Copa del Mundo, en Koksijde, aventajó en un minuto y 35 segundos al segundo clasificado. Un mundo. Pero lo mas curioso no es eso. La Vuelta inicial del joven prodigio fue más rápida incluso que la de los corredores de la categoría Elite. Ahí es nada. En honor a la verdad hay que mencionar que las condiciones meteorológicas fueron bastante mejores en la carrera Junior, pero es un dato significativo de la categoría que atesora Van der Poel, ciclista que junto a Lars Van der Haar está llamado a devolver a Holanda el lugar que le corresponde por tradición a ese país.

A diferencia de los corredores del Este, no parece que esos resultados.- ha ganado todas las carreras que ha disputado, 13.- sean fruto de duros entrenamientos encaminados a exprimir todo su potencial a una edad tan temprana. Sería un error imperdonable para su padre, un hombre con una tremenda experiencia en el mundo profesional y un ejemplo de longevidad. Adrie Van der Poel se proclamó Campeón del Mundo Profesional en 1996 con 37 años y se retiró a los 41 años tras 20 años en la élite. No será fácil igualar a su padre, pero el joven Mathieu está haciendo camino y merece la pena seguirlo.

2 opiniones en “Mathieu Van der Poel, otro prodigio”

  1. Kaixo Xabier.

    Realmente impresionante este corredor. Desconocía que era hijo de Adrie. Es un corredor alto, fuerte, con una planta ciclista muy buena. Es muy llamativo la facilidad con la que gana las carreras, realmente parece que gana sin despeinarse.
    Ha ganado todas las carreras que ha disputado esta temporada, un pleno. La diferencia sobre el 2º clasificado con la que llegó en Kokjside………….simplemente brutal!
    Y el dato que aportas también es escandaloso. Que un juvenil sea capaz de rodar la primera vuelta más rápido que los Elites….. Y aunque los Elites tuvieran peores condiciones meteorológicas, precisamente el circuito de Kokjside creo yo que no tuvo mucha influencia ya que con tantos tramos de arena, no se forma mucho barro. Incluso diría que con la lluvia la arena se queda más compacta y es más fácil atravesarla.

    Aunque parece que el BKCP-Powerplus lo tiene bien atado, los grandes equipos deberían estar atentos. Por ejemplo, cuando Sven Nys cuelgue la bici en 2014 no sé que va a ser del Landwoukrediet……. Creo que sería una buenísima inversión para ellos ficharlo.

  2. Lo conocí un día de enero de 2007 en los bosques de Zeeland, un pequeño pueblo al lado de Den Bosch. Estaba rodando sus vueltas en el Campeonato de Ciclo-cross de los Países Bajos.

    Tendría unos 12 años y nadie podía seguirlo. Decían que tenía ya el talento de su padre Adrie y de su abuelo Raymond Poulidor.

    Ese día, aproveché la oportunidad junto con mi mujer para estrechar la mano de Poupou, mi ídolo de los años 60 y 70, y estuvimos hablando de su carrera durante una media hora.

    Entre tanto, su nieto ganó fácilmente su carrera y se proclamó Campeón Nacional de Ciclo-cross de su categoría. Y, desde esos entonces, no paró de ganar carreras hasta el día de hoy…
    Nadie sabe adónde llegará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *