Las pulgas de la UCI

Como a perro flaco todo son pulgas, la UCI está atiborrada. No es que tenga muchos problemas, es que los crea de forma gratuita. Si el ciclón del caso Lance Armstrong ha dejado en entredicho la credibilidad de los actuales dirigentes y los anteriores, el caso Katusha también traerá cola. Como saben el TAS ha dictaminado que el equipo ruso debe ser admitido en el World Tour, por lo que la UCI tiene un marrón considerable entre manos.

Según declaró el presidente de la UCI Pat McQuaid, en el Wolrd Tour no habrá más de 18 equipos, pero ahora, tras la decisión del TAS hay 19. Hay muchos organizadores que ya han distribuido las invitaciones para sus pruebas, casos de la París-Niza, Dauphiné Liberé o el Giro, pero ninguno de ellos había invitado al Katusha, cosa que ahora deberán admitir por obligación al ser incluido en el World Tour. Pero el organizador del Giro por ejemplo, ya se ha apresurado a decir que no están preparados para admitir a ningún equipo más. Entonces, ¿qué hacemos ahora?. ¿Quién hará frente al incremento de presupuesto que supone un equipo más? ¿El organizador, o la UCI, que es quién ha creado este problema?

Hay otra cuestión más grave. Siguiendo lo que dijo la UCI en su día, en caso de que el Katusha deba ser admitido en la máxima categoría, los seis equipos con nueva licencia deberán ser valorados de nuevo por la comisión de licencias. O sea, el AG2R, el Euskaltel, el Blanco Pro Team, el Garmin-Sharp, el Argos-Shimano, y el Saxo-Tinkoff, deben estar con una congoja que no pueden disimular por la pérdida que supondría algo que habían creído suyo. ¿Y qué ocurriría si ante esa pérdida el equipo correspondiente también recurre al TAS y éste decide, tal y como decidió la UCI en su día, que cumple con todos los requisitos para estar en el World Tour? Porque se supone que todos cumplen con la normativa exigida.

Lo dicho, la UCI se busca problemas hasta donde no los hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *