Los buenos siempre vuelven

Hace tiempo que le eché el ojo a Thomas Lofvkist, el corredor sueco que acaba de ganar el Tour del Mediterráneo. Sería allá por 2003, que con tan sólo 19 años logró un meritorio sexto puesto en el Tour del Porvenir, cuando comencé a seguir sus pasos. Le considero uno de los pioneros del ciclismo actual, de la nueva filosofía, quiero decir, el ciclismo 2.0. Era tremendamente joven, pero lograba destacar ante corredores que lo adelantaban por ciertos atajos dudosos. Parecía un corredor de largo recorrido, polivalente y con mucho margen de progresión. Desafortunadamente nada se cumplió.

Recuerdo que con motivo de un simposium internacional de entrenadores, uno de ellos (lamentablemente no recuerdo su nombre) comentó que era imposible “quemar” a un corredor, que las condiciones físicas perduran en el cuerpo, que decrecen pero que se mantienen, no desparecen del todo. Creo que dicho fisiólogo tendría problemas en explicar, entonces, cómo muchos, muchísimos corredores del Este son mejores atletas a los 16-20 años, que teóricamente en su madurez, hacía los 26-28. Le pondría un montón de ejemplos, pero quizás me respondería con un estudio que publicó el año pasado el fisiólogo Iñigo Mujika (actualmente entrenador del Euskaltel) en el Journal of Sports Physiology and Perfomance en el que concluía que los valores absolutos de Miguel Indurain seguían estando por encima de muchos corredores en activo.

Y puede, que también me conteste con el ejemplo de Thomas Lofvkist, un corredor, se decía, con grandes cualidades físicas, que por las razones que fueren no las ha podido explotar del todo. Quizás ha estado sometido a excesiva presión. A lo mejor el hecho de tener que trabajar para otros haya supuesto una limitación importante. O, quién sabe, le ha faltado motivación. Ahora en el recién creado IAM debe sentirse como un líder, circunstancia que le podría ayudar para despegar definitivamente. Pero no hay duda que su físico le permite ganar carreras importantes. El Tour de Mediterraneo es un ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *